Últimas Noticias

Se manchó la tía Rosa

Y no hablo de una tortilla de harina. No. Me refiero a Rosa Figueroa Figueroa, hermana de Joan SebastianManuel para ella—, pues desde que falleció el Rey del jaripeo empezaron los dimes y diretes entre la familia y la masa hereditaria del cantante. Al velorio llegó una mujer reclamando parte de la herencia para una de las hijas de Joan.

Después se rumoró que el pleito iba a ser entre las mujeres de Joan, esto es: la mamá de José Manuel y las demás, es decir: la última esposa y Maribel Guardia. Pero, al parecer, entre ellas no ha sucedido nada o por lo menos no nos hemos enterado. Sabemos que todas quieren lo mejor para sus hijos y si el señor dejó dinero lo lógico sería que se repartiera entre ellos.

Hasta aquí vamos bien. Cuando a Julián y José Manuel se les pregunta por eso, muy románticos responden que lo mejor de su padre se los dio en vida, aunque seguro estoy que están muy pendientes de los dineros. Y mal harían si no.

Lo más increíble es que las hermanas del cantante salgan a reclamar o pretender reclamar parte de la herencia, y el caso más concreto es doña Rosa Figueroa, hermana de Joan Sebastian y Federico Figueroa, quien dice que ella sabía que sí existió un testamento y que no entiende como se desapareció o que, como dicen, nunca lo hubo.

Bueno, pues esta mujer ya se enfrascó en tremendo pleito con su sobrino José Manuel Figueroa, hijo mayor del ídolo. Ella me asegura que Joan le dejó el 2.5% de todas las regalías de su música. Pero dice José Manuel que eso es una mentira, pues si bien en vida prácticamente la mantuvo a ella y a sus hijos, antes de fallecer, dice, habló con ella y le dijo que ya no podía continuar, pues necesitaba el dinero para su tratamiento contra el cáncer.

Esta mujer me dice que José Manuel es un vividor, que nunca ha hecho nada de su vida y mucho menos ha trabajado y siguió: ella asegura que le consta cuando su sobrino, José Manuel, golpeaba a Ana Bárbara. También dice que mucho tiempo fue su empleada doméstica sin recibir un peso por ese trabajo y que conoce muchas cosas de su sobrino y que si quiere, ella hablará.

Por su parte, José Manuel asegura que a los hijos de doña Rosa, su papá los despidió de los ranchos por haberse robado dinero, declaración que encendió y fuerte a la tía, quien ahora dice que lo va a demandar.

Así las cosas con la familia Figueroa, que creo que no hay obligación por parte de nadie de dejar dinero a las hermanas y sobrinos, también creo que los problemas van a continuar porque nadie puede entender cómo Joan, siendo un hombre tan brillante, no dejó un testamento y más sabiendo que tenía cáncer.

 

Fuente y Créditos: excelsior.com.mx
Enlace a la nota original: Se manchó la tía Rosa

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com