Últimas Noticias

Más allá del aire

La Ciudad de México está cargando con toda la presión, no sólo ambiental, sino política por la fase de contingencia. Ayer mismo, el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, expuso que no se mide con la misma vara y su razonamiento está fundamentado en cifras y estudios, que son públicos, como los del Inegi, donde se señala que el crecimiento en el parque vehicular en la zona metropolitana del Valle de México pasó, de 2005 a 2013, de 3.5 millones a 6.8 millones, y no hay que olvidar que a diario arriban a la ciudad un millón 320 mil 748 trabajadores del Estado de México.

También, a diario, llegan a esta capital 355 mil 896 estudiantes mexiquenses. Y esta misma ciudad se hace cargo de mil 400  toneladas diarias de basura que genera la población del Edomex. Es por ello que más de uno arqueó la ceja con el anuncio de que el Estado México no puede recibir la basura de la capital, ya que ésta también genera contaminantes. Los malpensados proponen instalar botes de basura mexiquenses, para que los habitantes de esa entidad que vienen a la ciudad depositen sus desechos y, después, sean las autoridades mexiquenses las que se los lleven para allá.

Tope donde tope

“Vamos a llegar hasta las últimas consecuencias, tope hasta donde tope…”, dijo ayer el diputado local Fernando Zárate a un grupo de universitarios afuera de la PGR.

Lo que quedó asentado como un acto de agresión contra un funcionario de Álvaro Obregón, ahora Fernando Zárate lo transforma en noble lema al comprometerse con jóvenes de la delegación Gustavo A. Madero para lograr la construcción de un plantel de la UAM en esa demarcación, después de presentar una denuncia penal contra el rector de esa casa de estudios, Salvador Vega y León, quien fue demandado por el presunto desvío de 350 millones de pesos destinados, desde la Cámara de Diputados, a la construcción del campus Azcapotzalco, mismos que no se sabe dónde quedaron o quién se los embolsó. Es más que válida la justificación para un campus, ya que en la demanda se fundamenta que del universo de solicitantes a esa casa de estudios, la mayoría vive en GAM; de tal suerte que, en 2014, el 30% de la demanda en la capital correspondió a población avecindada en esa jurisdicción. Además, es sabido que de los solicitantes a la UNAM, 91.4% no lo logra, lo que arroja un total de 100 mil estudiantes rechazados; por ello, es apremiante construir este tipo de espacios certificados y no patitos por simple populismo.

Fuente y Créditos: excelsior.com.mx
Enlace a la nota original: Más allá del aire

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com