Últimas Noticias

El escalofriante futuro de la vigilancia en el trabajo

VICE / Adam Forrest

CIUDAD DE MÉXICO.

La vigilancia en la oficina solía ser muy rudimentaria. En los primeros años de Microsoft, Bill Gates se aprendía de memoria las tarjetas para checar de sus empleados y llevaba un registro de quién llegaba tarde o salía temprano. Suena aterrador pero es un recurso muy antiguo, un esquema patético que cualquier holgazán como George Costanza podría sortear con algo tan simple como dejar un auto estacionado permanentemente afuera de la oficina para que todos piensen que sigue en su cubículo.

Pero hoy en día ya no es tan fácil holgazanear en la oficina. Las oficinas están empezando a implementar un nuevo tipo de cibermonitoreo que saca capturas de pantalla de tu computadora al azar, que registra cada vez que presionas una tecla y hasta es capaz de monitorear tus horas de sueño para garantizar que alcances un rendimiento óptimo.

Hace poco, los periodistas del diario The Daily Telegraph llegaron al trabajo y encontraron sensores OccupEyemotion en su escritorio. Se le informó al personal que esas cajitas eran para que la empresa identificara las “horas de bajo consumo de energía” para ahorrar en los recibos de luz. Los periodistas armaron un escándalo y argumentaron que esa jugada era para escoger a quién despedir en el recorte de personal. Poco después, la empresa quitó todos los sensores. BuzzFeed reveló la paranoia que generó ese suceso con la frase de un reportero: “Ir a cagar en el trabajo nunca había sido tan desafiante”.

Las rebeliones de los trabajadores son pocas y espaciadas. Por el contrario, la cibervigilancia en la oficina es cada vez más común. El monitoreo implacable del rendimiento ya no se limita sólo a los call centers sino que se ha extendido al mundo laboral en general.

“Ya no queda privacidad en la oficina”, dijo Lewis Maltby, director del Instituto Nacional de los Derechos Laborales de Estados Unidos. “Te monitorean con frecuencia, estés consciente o no. Los jefes no siempre te dicen lo que hacen”.

Los europeos creerían que su privacidad está mejor protegida que los estadounidenses pero no. El mes pasado, una decisión alarmante del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) estableció un precedente que permite a los empleadores revisar tus mensajes privados si sospecha que estás de flojo.

El caso gira en torno a un ingeniero rumano al que despidieron cuando la empresa descubrió que estaba usando Yahoo Messenger para hablar con su novia desde una computadora de la empresa. Los jueces del TEDH decidieron que era razonable que los jefes “verificaran que sus empleados terminaran sus tareas profesionales en horas laborales”.

Que te lleves bien con tu jefe no significa que la empresa confíe en ti o respete tu privacidad. Los software como Worksnaps permiten que los jefes tomen capturas de pantalla de tus actividades en línea, cuenten el número de veces que tecleas e incluso toman fotografías con la webcam. Los testimonios de Worksnaps revelan lo entusiasmados que están los jefes por “llevar registro del tiempo” y asegurarse de que “nadie puede ser un lastre”. Una cliente estadounidense cuenta cómo el software la ayudó a “deshacerse de los que se la pasaban jugando y platicando en Facebook”…

Fuente y Créditos: Excelsior – http://www.excelsior.com.mx
Enlace a la fuente original: El escalofriante futuro de la vigilancia en el trabajo

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com