Últimas Noticias

El aire que respiramos en los interiores puede ‘envenenar’ nuestro cerebro

El exceso de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera puede ser peligroso para la salud. Hasta hace poco, los expertos creían que las emisiones de CO2 en locales cerrados eran inofensivos, excepto cuando se alcanzan niveles extremadamente altos, al menos 5.000 partes por millón (ppm). Sin embargo, dos estudios, uno publicado en 2012 y otro el pasado otoño en la revista científica ‘Environ Health Perspect’, sugieren que la exposición a dióxido de carbono en el interior de edificios puede perjudicar el rendimiento, la rapidez y la calidad de la toma de decisiones.

“Pasamos cerca de un 90% de nuestro tiempo en espacios interiores”, afirma Joseph Allen, profesor de la escuela Harvard T.H. Chan School de la Salud Pública y autor principal del estudio más reciente. “Para entender de cuánto se trata hay que multiplicar su edad por un 0,9. Ese es el número de años que ha pasado en el interior”, asegura a ‘The Washington Post’.

De esta forma, según el estudio realizado en 2012 por los científicos del departamento de Energy’s Lawrence Berkeley National Laboratory (EE.UU.), incluso con un contenido de 1.000 ppm de CO2 fueron registrados efectos adversos en la toma de decisiones. Y con 2.500 ppm el rendimiento de los trabajadores ya fue “disfuncional”.

Los resultados confirman los estudios dirigidos por Joseph Allen. En sus experimentos participaron 24 personas que desempeñaron varios oficios y pasaron 6 días laborales en un espacio de oficina con ambiente controlado. Los investigadores estudiaron los efectos de las diferentes concentraciones de contaminantes atmosféricos, incluidos los niveles de CO2. Además, analizaron el rendimiento con baja y alta ventilación.

Así, comprada con dos días de alta ventilación, la capacidad de función cognitiva fue un 15% más baja en el día con un nivel moderado de CO2 (aproximadamente 945 ppm) y un 50% inferior con concentraciones de CO2 en torno a 1.400 ppm. En general, la capacidad de tomar las decisiones productivas disminuía a medida de que el nivel de dióxido de carbono se elevaba.

No obstante, los resultados sugieren la importancia del desarrollo y la mejora de la calidad ambiental interior para la salud y la productividad de los trabajadores en el espacio laboral.

 

Fuente y Créditos: rt.com
Enlace a la nota original: El aire que respiramos en los interiores puede ‘envenenar’ nuestro cerebro

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com