Últimas Noticias

Yunes y Duarte, los machos alfa en Veracruz

Pleito evitable

No creo que vayan a tener efectos prácticos las denuncias del todavía gobernador de Veracruz, Javier Duarte, contra su sucesor, Miguel Ángel Yunes.

Es decir, no veo ninguna posibilidad de que el gobernador electo sea sancionado. O no quiero ver esa posibilidad que, la verdad sea dicha, perjudicaría notablemente a los veracruzanos.

Lo que sí veo es demasiado ruido en un asunto que, finalmente, tiene pocas nueces.

Insisto, no debe pasar nada porque, ni hablar, lo contrario sería simple y sencillamente una catástrofe política que los veracruzanos no merecen.

Desde luego, entiendo lo que ha hecho Duarte: defenderse de la persecución en su contra que ha anunciado Yunes.

¿Podrá el panista encarcelar, como lo ha prometido, a su antecesor priista? Resulta muy difícil saberlo. La realidad sobre la que toman sus decisiones los jueces y magistrados normalmente no coincide con la que perciben los políticos. En todo caso estamos hablando de un futuro todavía lejano.

  Se registra sismo de 5 grados con epicentro en Oaxaca

El problema actual, que es grave, es el activismo jurídico del todavía gobernador en funciones, Duarte, contra el gobernador electo, Yunes. Activismo judicial al que se ha sumado el sindicato de maestros, que también se ha lanzado una denuncia contra el próximo gobernante de Veracruz.

¿Era necesario tanto lío? Desde luego que no. Se trata de un conflicto que ni necesitaban ni beneficia a los veracruzanos. De hecho, lo que está ocurriendo perjudica bastante a la sociedad de ese estado que ya tenía suficientes problemas.

Seguramente el enfrentamiento lo provocó Miguel Ángel Yunes al asegurar, después de su victoria, que va a encarcelar a Javier Duarte.

El macho alfa no pudo vencer a su naturaleza agresiva y no solo le faltó generosidad en el triunfo, sino que decidió ponerse belicoso de más. No leyó aquello de Churchill: “En la guerra, determinación; en la derrota, resistencia; en la victoria, magnanimidad; en la paz, conciliación”.

  Avanzan juicios en contra de Javier Duarte y Eugenio Hernández

Lo que no estaba en los planes es que el macho alfa que pronto gobernará Veracruz se topara con otro macho alfa igual de pendenciero, el político que pronto dejará el poder.

En fin. Ese es el pecado de Yunes: la falta de prudencia para celebrar su éxito electoral. ¿Tenía caso que hablara de castigos después de las votaciones?

No sugiero que Yunes debió haber perdonado a Duarte, pero pudo haber esperado al menos a iniciar las investigaciones para ver, después de meses de análisis de la información oficial, si verdaderamente se puede proceder por la vía penal.

El de Yunes no es un pecado mortal, claro que no. La falta de prudencia solo es eso: falta de prudencia. Pero generó una reacción, la de Duarte, que ya perjudica bastante a Veracruz.

  CNDH indaga irregularidades en entrega de apoyo a damnificados en Oaxaca

La pregunta que mucha gente se hace es la de si, además de pelear entre ellos, Duarte y Yunes ya se reunieron para que el primero entregue de una forma ordenada el gobierno al segundo.

Es que, carajo, independientemente de todo lo que se ataquen, están obligados a juntarse para trabajar para que el cambio de gobierno se dé de una manera correcta.

Hasta los machos alfa pueden pactar una tregua para negociar lo que tiene que ser negociado, en este caso la entrega eficiente de un enorme gobierno en el que Yunes no tiene por qué improvisar cuando empiece a encabezarlo.

Lo demás, que lo decidan los juzgadores.

Fuente: sdpnoticias.com

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com