Últimas Noticias

UNAM desarrolla proyecto para sustituír hueso con cáscara de arroz

Esta técnica reduce el costo y sus resultados pueden ser permanentes.Esta técnica reduce el costo y sus resultados pueden ser permanentes.

Foto propiedad de: Internet

A través de un comunicado, la UNAM dio a conocer el trabajo de investigación de Miriam Marín Miranda, doctorante del Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico (CCADET), el cual consiste en desarrollar una técnica que sustituya el hueso a partir de ceniza de la cáscara de arroz.

La investigadora señaló que su proyecto busca favorecer el trabajo de las células con el biovidrio, al proporcionarles una estructura y componentes suficientes para que realicen el proceso de regeneración ósea.

Además de ser de un costo bajo, al provenir de un desecho agroindustrial,  el biovidrio y se reabsorbe a medida que las células “reconstruyen” el hueso, por lo que los sustitutos serían permanentes.

Lee:  Feminicidio de Gloria Castellanos, para ocultar robo de iPad y 150 pesos

Para tener un sustituto de hueso ideal, se debe tener 3 características claves: que posea  osteogénesis, osteoconducción y osteointegración, es decir, que tiene las características necesarias para la regeneración de las células óseas.

Actualmente hay dos métodos de síntesis para la obtención de biovidrio: el de fusión, con desventajas como el empleo de mucha energía, temperaturas de mil 500 grados durante 12 horas, y el sol-gel, que necesita mucho menos calor y permite la construcción de “andamios” por medio de espumado e impresión tridimensional.

“Nuestra propuesta fue utilizar un método sol-gel que emplea una sustancia llamada glicerol para lograr una mezcla más homogénea, producto de la depolimerización del silicio, y una interacción con los demás componentes de la fórmula”, dijo Marín Miranda.

Lee:  Posible vínculo AMLO-Rusia no debe tomarse a broma: The Washington Post

Además, la investigadora reveló que  la cáscara de arroz calcinada permite obtener una gran cantidad de silicio, hasta 95 por ciento, y otros compuestos como el calcio, el sodio y el pentóxido de fósforo, que están dentro de la composición de los biovidrios.

“Si usamos el dióxido de silicio de la cáscara de arroz y sólo completamos lo que haga falta de la fórmula, tenemos una materia prima mucho más barata”, puntualizó.

 

Con información de: sdpnoticias.com

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com