Últimas Noticias

El temblor que rescató al PRI

Peña

Los recientes temblores han rescatado al PRI de sus escombros. Recibirá el equivalente a un Plan Marshall para el sureste mexicano, con el añadido de una figura presidencial al alza. No necesitará en esta ocasión las tarjetas Monex ni las tarjetas rosas para operar su clientelismo tradicional. El gasto –por vía de la reconstrucción de la infraestructura– será legal y obligatorio. Si lo hace bien, tendrá una clara ventaja en la contienda de dos con López Obrador y Morena.

¿Y el Frente? El PAN avanza con firmeza y seguridad hacia la desunión y el desastre. Al descartarse Mancera para encabezar el Frente             –porque no puede dejar tirada la ciudad mientras se lanza frívolamente hacia su candidatura–, Ricardo Anaya fortalece su posición. Margarita Zavala y Felipe Calderón siguen firmes, listos para salirse en caso de que el PAN les cierre las puertas de la candidatura. Con un PAN dividido y un PRD débil, el Frente se iría a tercera posición. Eso si el Frente sigue. En caso de disolverse, el PAN quizá iría con Anaya, Margarita con Encuentro Social, el PRD con ¿Juan Zepeda? y Ricardo Monreal con ¿Movimiento Ciudadano? Esa atomización beneficiaría a Morena y al PRI.

Pero la historia no es lineal. Da saltos, retrocesos, registra de repente avances. Luego de la eficacia legislativa que le dio impulso para aprobar las reformas constitucionales, el gobierno de Peña Nieto se tropezó con sus propios pies y no pudo resolver dos conflictos simultáneos: la casa blanca y los desaparecidos de Ayotzinapa.

  Osorio Chong no tiene vínculo con constructoras: Segob

Ahí quedó atorado el gobierno. De esa trampa parecía que ya no podría salir. Una trampa que, con la consolidación del Frente, tendía a mandarlo al tercer lugar de las preferencias electorales. A menos de que recurrieran a la fórmula que aplicaron en el Estado de México: compra de votos, intervención en las discordias internas de la oposición, apoyo para inflar a Juan Zepeda a fin de bajarle votos a Defina Gómez y, ya en los últimos días, cabezas de puerco colocadas en fila frente a las oficinas partidistas de Morena, como amenaza. El método Estado de México: mucho dinero, propaganda desmedida, la Federación volcada en apoyo al candidato del PRI. Si el plan para 2018 era recurrir a una fórmula parecida, operada a nivel nacional, ya no será necesaria al contar ahora con las nuevas realidades presupuestales derivadas de la reconstrucción. La conciencia de este nuevo escenario explica la expedita postura del PRI de renunciar al 100% del presupuesto electoral y la propuesta de eliminar a los diputados plurinominales. Que los otros batallen por conseguir su propio dinero. El PRI contará –espero que debidamente auditados– con los fondos de reconstrucción.

  Advierte Capitolio sobre ola de violencia en México

Una de las características que mejor definen a los priistas es que son disciplinados. Deberán mostrar ahora esa disciplina al momento de seleccionar a su candidato y unirse todos en torno a él. Si la reconstrucción es vigilada por un comité de técnicos independientes, y se realiza organizada y eficientemente, el gobierno y su partido estarán en una posición extraordinaria para competir.

Porque gran parte del gasto electoral (al que los partidos están a punto de renunciar vía dinero público) se va a los spots; es decir, a los medios, es más que atendible la propuesta de Enrique Krauze de “cero spots, diez debates”. Elimina parte de la presión de obtener fondos privados, al mismo tiempo que permite a los medios adoptar posiciones más diversificadas y plurales al no estar ya supeditados a recibir el dinero oficial. Pero sobre todo, infundirá una inédita intensidad en la contienda. Hay muchos tipos de debates: frente a un auditorio que puede preguntar; frente a periodistas de diversas tendencias; temáticos; frente a frente; con preguntas aleatorias de la teleaudiencia. Debería conocerse pronto por cuál de las modalidades optará la muy reciente Comisión Temporal de Debates, en la que participa el consejero electoral Benito Nacif. Sería bueno que indicara el INE si los ciudadanos podemos participar con propuestas de formato y organización.

  Universidades públicas quiebran en cinco estados

Hoy hace 49 años, el 2 de octubre de 1968, comenzó el fin de la hegemonía del PRI. Hace 32 años, tras el sismo del 19 de septiembre de 1985, nació la sociedad civil organizada, luego de la ausencia e ineficacia del gobierno del PRI en las labores de rescate. Hace 20 años, en 1997, el PRI perdió por primera vez la mayoría en la Cámara de Diputados, hecho que marcó el inicio de la incipiente democracia mexicana. Como consecuencia de lo anterior, el PRI perdió la Presidencia en el 2000 y en 2006. Eso no los acabó como partido. Regresaron en 2012. Y tienen fuertes posibilidades en 2018, luego del temblor.

Varían los puntos de vista. Para algunos el gobierno se mostró omiso, para otros ineficiente o muy activo en labores conjuntas con la sociedad civil. En todo caso, demostraron tener el control de la situación. Al momento de elegir, ésta percepción será muy valiosa.

El temblor, como todo accidente, obliga a nuevas formaciones y estrategias. Habrá nuevos actores (los jóvenes) y diferentes escenarios para 2018. Nada está escrito aún.

Fuente: Agencias

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com