Últimas Noticias

Se reabre el debate de la confiabilidad de las encuestas electorales

Las encuestas son el medio por excelencia utilizado en casi todo el mundo para medir las preferencias electorales, sin embargo, muchas de estas han demostrado grandes márgenes de error, la gran mayoría de las realizadas para los comicios de 2012 y 2016 son una muestra fehaciente de ello.

Para que las encuestas resulten un éxito deben contener varios elementos, en primer lugar, es que estén bien hechas, que la muestra sea realmente representativa de una nación tan diversa como México, de lo contrario los resultados pueden variar mucho de la realidad.

En segundo lugar, las encuestas se deben interpretar de una forma correcta, de la forma más objetiva posible, si una encuesta es presentada de una forma tendenciosa se dará a conocer una versión distorsionada de la realidad, a modo.

Hoy en día la población es más escéptica a las encuestas, los errores del pasado han mermado la confianza ciudadana en las mismas, a eso se suma el prestigio del medio de comunicación que las publican. Lo anterior es utilizado por los políticos para desacreditarlas en caso de que los resultados no les sean favorables.

Ya vemos el caso de Andrés Manuel López Obrador que despotricó en contra de la encuesta publicada por Reforma, ya que dijo que fue hecha a modo para que la que se perfile como ganadora sea la candidata del PAN, Margarita Zavala.

Las encuestas están en crisis, señala en su columna de ayer en Reforma,  Jesús Silva-Herzog Márquez: “No lo digo viendo solamente a nuestro país, lo advierto leyendo lo que sucede en otras partes. Hace un año, Cliff Zukin, presidente de la Asociación Americana de Investigación en Opinión Pública, preguntaba en una editorial en el diario estadounidense The New York Times: ¿Qué pasa con las encuestas? Y hacía el recuento de sus desastres espectaculares”, detalla.

Un ejemplo de ello son los resultados de las 168 encuestas que se publicaron al respecto del Brexit, sólo 55 de las mismas pronosticaban la victoria de la separación del Reino Unido de la Unión Europea, y apenas 16 acertaron el resultado final.

Pocos días después se llevaron a cabo los comicios electorales en España, y sucedió lo mismo, un rotundo fracaso de las encuestas, casi ninguna acertó con los resultados finales y algunas quedaron muy lejos de la realidad.

Los expertos en el tema coinciden en que las encuestas publicadas por los medios de comunicación no tienen una finalidad estrictamente sociológica, sino que sirven para alimentar el debate entre la opinión pública y reflejar tendencias mediante una sucesión de fotografías fijas.

De esta forma, los sondeos contribuyen a la espectacularización que se está dando en el plano político. Santiago Iglesias, director de Investigaciones de Gizaker en España, considera que el principal obstáculo para su fiabilidad es la muestra, es decir, la selección de ciudadanos que es encuestada para luego extrapolarla al conjunto de la sociedad.

Silva Herzog pone en la mesa de debate el siguiente pronóstico: “Hacer buenas encuestas será cada vez más difícil y, sobre todo, más caro”, retomando el presagio de Cliff Zukin quien advertía: “Las encuestas y los encuestadores serán menos confiables”.

Fuente: sdpnoticias.com

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com