Últimas Noticias

Rescatan vida entre escombros


Pasan las horas y la esperanza de encontrar a personas con vida sigue en pie. Rescatistas, autoridades y sobre todo civiles voluntarios se han vuelto los héroes de la tragedia. Hasta ayer pudieron salvar a más de 50 personas de entre los escombros y la búsqueda, a contrarreloj, sigue.

Por turnos, por grupos de 10, 15 personas o más, con cascos, cubetas, palas o picos, todos tienen una actividad. Algunos se conocen; otros se encuentran ahí, en la fila, por primera vez, o en alguna esquina.

A dos días del terremoto de 7.1 grados suman más de 200 las víctimas fatales, hay otros 30 edificios en riesgo inminente de colapso y unos mil 900 lesionados han recibido atención médica, informó el presidente Enrique Peña Nieto en su último informe ayer por la noche.

Agregó que se restableció la energía eléctrica al 95% por ciento de los usuarios y se retomaron las actividades en el Aeropuerto de la Ciudad de México.

  Ven expertos 50% probable el fin del TLCAN

Hay también voluntarios que recorren calles caminando, en bicicletas, en vehículos particulares, en metro; que hacen despensas, reparten agua, comida, sandwiches, tortas, jugos, tapabocas, palas, cascos; que ofrecen lo que tienen, lo que consiguieron, lo que pueden.

Como el caso de Laura Badillo, en la colonia del Valle, que frente a su casa, en la ventana, colocó algunas extensiones de luz y dos carteles escritos a mano con los mensajes: “Si necesitas pasar al baño, tócanos! Mexicounido”; “Si necesitas energía conéctate aquí”.

“Pues la realidad es que no tengo otra forma de ayudar. Tengo un niño chiquito y no tengo que ofrecer más ayuda que poner un poco de luz, de electricidad, de papel de baño; abrir el baño de la casa para que puedan entrar”, explica en la puerta de su casa.

  Ivonne Ortega reta a la cúpula priísta

La madre de familia siente un ambiente hostil, gris.

“Esta gris, está feo, en cuanto a la tensión que se siente, pero la solidaridad del pueblo está a todo lo que da y eso es lo rico de esto”, señala.

En ese gusto por ayudar, por poner su granito de arena en una situación nacional difícil, y medio caótica en ocasiones, es lo que piensan, a su manera, Paola, Paulina y Renata de 15, 17 y 16 años, estudiantes de preparatoria de una escuela privada, y los integrantes de una brigada médica del IPN, entre ellos Sergio Espinoza, de 28 años.

Reparten dulces unos, organizan rescates y reparto de medicamentos, otros. Cada uno con lo suyo, con lo que puede dar.

El caso de Bernardo García, de 29 años, es un poco diferente.

  Familia de Hilda Corella solicita al Metro mostrar los videos

Está frente a uno de los edificios colapsados observando cómo una grúa remueve escombros, cómo trabajan brigadistas de manera delicada, pidiendo silencio de tanto en tanto, para poder escuchar, o intentar escuchar, cualquier leve ruido, sonido, que surja de los escombros.

“Mi familiar está allá adentro. Estoy aquí todo el tiempo. Yo vivo en otra ciudad. Es mi tía, hermana de mi mamá. He estado ayudando un poco y esperando más que nada noticias”, dice Bernardo.

“Es información clasificada hasta que la digan a los medios. No ha sido del todo verdad lo que han dicho”, comenta un poco consternado mientras ve cómo avanzan las maniobras de las excavadoras.

Y es que para él, para todos, el tiempo sigue siendo posibilidad de vida y de muerte.

Y el rescate se sigue viviendo como si fuera una cuenta regresiva.

Fuente: diario.mx

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com