Últimas Noticias

Quieren que ‘El Chapo’ mantenga la boca cerrada


CIUDAD DE MÉXICO.- El secuestro este lunes de un hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán sigue rodeado de incógnitas, pero circula la versión de que el hecho busca presionar al máximo jefe criminal para que respete el “código de silencio” de los grupos mafiosos cuando sea extraditado a Estados Unidos.

El analista en temas criminales Eduardo Guerrero señaló que el plagio de seis personas, entre ellas Jesús Alfredo, el hijo menor del primer matrimonio del Chapo, pretende inducirlo a mantener “la boca cerrada” cuando le propongan un “arreglo” los fiscales del país vecino, informa Ansa Latina.

Guzmán podría ser enviado a Estados Unidos en cuestión de unos meses, según algunos especialistas en derecho, para que responda por diversos cargos, principalmente contrabando de cocaína, ante tribunales de California y Texas.

El plagio ocurrió el lunes de madrugada, cuando unos siete hombres armados irrumpieron en el lujoso restaurante La Leche, de la zona turística de Puerto Vallarta.

Allí se celebraba una fiesta de despedida de soltera y de aniversario, a la que asistía Jesús Alfredo, de 30 años.

Los asistentes fueron sometidos a punta de pistola y de armas largas y llevados a un lugar desconocido en varias furgonetas.

Dos aviones

Algunas versiones señalaban que uno de los plagiados era Iván Archivaldo Guzmán, de 33 años, el hermano mayor de Jesús Alfredo, e incluso se habló de que eran ambos, pero al final de la jornada se confirmó que sólo era este último.

Todavía no está claro si el plagio fue perpetrado sólo por una facción opuesta al Chapo y a quienes ahora controlan la organización en ausencia de Joaquín Guzmán, de 59 años, preso en una cárcel del norte del país, o con apoyo del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) su antiguo aliado y hoy su peor enemigo.

El analista Héctor de Mauleón señaló -con base en información confidencial de las autoridades de la fiscalía de Jalisco- que dos aviones privados salieron de Puerto Vallarta luego del plagio del hijo del Chapo y cinco de sus acompañantes.

Uno de ellos se dirigió a la ciudad de León y el otro a la de San Luis Potosí, en el centro del país, pero en uno de los aviones se cree que iban al menos seis de las mujeres que acompañaban a Jesús Alfredo en la celebración.

Existe también el testimonio de que una persona presente en el restaurante La Leche habría delatado y entregado a los demás, pues abandonó el lugar poco antes de la llegada del comando armado y luego se dirigió a su hotel y más tarde al aeropuerto, donde aparentemente habría abordado el otro avión.

La versión de que en el restaurante se hallaba Iván Archivaldo y que también habría sido raptado se debió a que éste nació el 15 de agosto de 1983 y por lo tanto podría estar festejándose su aniversario.

Sangrienta disputa

Testigos señalan que cuando arribaron los plagiarios alguien gritó “les dije que no quería verlos por aquí. Ya se los cargó”, lo que alimentó la idea de que los autores son miembros del Cártel de Jalisco.

El Cártel de Sinaloa y el de Jalisco, que son las organizaciones criminales que dominan actualmente el negocio de las drogas en el país, compartido sólo por pequeñas pero muy sanguinarias bandas que resultaron de la fragmentación de Los Zetas y el Cártel del Golfo, rompieron su alianza a fines de 2015.

En el centro de esta sangrienta disputa figura el control del estratégico puerto de Manzanillo, Colima, por donde entran ilegalmente al país grandes alijos de drogas y precursores químicos traídos desde América del Sur y de Asia.

Algunos expertos han pronosticado que se avecina “el infierno” en las costas del Pacífico occidental del país, sobre todo en los estados de Jalisco, Colima y Nayarit, por la disputa entre ambas organizaciones.

De hecho, la violencia rampante en la región ya comenzó desde inicios de este año cuando en Colima, uno de los estados más pequeños del país, se registraba un asesinato cada 11 horas.

Además, a través del popular portal YouTube se divulgaron videos en los que se proclamaba, mediante los llamados “narcocorridos” o melodías que exaltan a los criminales, que “Sinaloa ahora está en Colima”.

Fuente: sipse.com

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com