Últimas Noticias

Preocupa nivel de endeudamiento de México

CIUDAD DE MEXICO.- De mantenerse la inercia en el aumento de la deuda pública en México, al final del presente sexenio llegará a representar 55 por ciento del producto interno bruto (PIB) del país, estimó Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA Bancomer.

El nivel de endeudamiento que ahora tiene México es adecuado; sin embargo, preocupa el rápido crecimiento que ha mostrado en los últimos años, y advirtió que es importante trabajar para que se mantenga por debajo de 50 por ciento.

De acuerdo con datos recopilados por el área de estudios económicos de Bancomer, en 2012 la deuda pública ascendió a 37 por ciento del PIB, en 2013 subió a 39 por ciento, en 2014 a 41 por ciento y este año se disparará a alrededor de 47 por ciento.

“La deuda en México sigue siendo baja comparada con muchos países emergentes y desarrollados, pero ha crecido de manera muy notable. En 2012 estábamos en niveles de 37 por ciento y hoy estamos en 47 por ciento, esto en tres o cuatro años”,
advirtió.

Serrano comentó que la deuda crecerá el próximo año, derivado de la absorción de parte del pasivo laboral de Pemex, lo cual contribuirá a que se acerque a niveles que no son sanos para el país; es decir, por encima de 50 por ciento del PIB, pues inclusive comentó que organismos internacionales advierten que una deuda de 60 por ciento trae muchos problemas.

En ese sentido, el especialista del banco español resaltó la decisión del gobierno respecto a recortar el gasto público y no recurrir a deuda para tener mejores crecimientos, acción que debe seguir al menos durante los siguientes cuatro años.

Recorta PIB

Por otro lado, Bancomer prevé que México tenga un menor dinamismo económico, motivo por el cual disminuyó su pronóstico de crecimiento del PIB para este año, de 2.5 a 2.2 por ciento.

Carlos Serrano explicó que el ajuste se debe al impacto en las finanzas públicas como consecuencia del bajo precio del petróleo, a que Estados Unidos creció menos de lo esperado y a un gasto público en infraestructura menor al esperado e inclusive ineficiente.

El menor optimismo del banco español también alcanzó los pronósticos del siguiente año, toda vez que redujo su estimación de crecimiento económico de 2.8 a 2.5 por ciento; las razones, según explicó Serrano, son un menor crecimiento estadunidense y la caída de gasto público.

Dichos crecimientos, señaló el especialista, aunque están debajo del potencial del país, no son malos si se toma en cuenta el difícil entorno económico global, donde muchos países emergentes registrarán contracciones o, en el mejor de los casos, crecimientos cercanos a cero.

Respecto a la inflación, Arnoldo López Marmolejo, economista principal de BBVA Bancomer, argumentó que cerrará el año en un nivel históricamente bajo, que rondará en 2.4 por ciento, aunque advirtió que para el siguiente habrá un repunte y la estimación es que se pueda colocar en más o menos 3.3 por ciento.

Entre los riesgos económicos mundiales, Serrano destacó que los recientes ataques terroristas ocurridos en París no impactan a los mercados financieros por ser hechos aislados; sin embargo, advirtió que si se dan mayores incursiones en Siria podrían verse reflejadas en un aumento en la incertidumbre de los mercados.

Fuente y Créditos:

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com