Últimas Noticias

PGR da con casa de seguridad donde normalistas habrían sido torturados

CIUDAD DE MEXICO.- Una de las líneas de investigación que sigue la Procuraduría General de la República (PGR) gira en torno a la tortura que sufrieron ocho normalistas de Ayotzinapa antes de que desaparecieran la trágica noche del 26 de septiembre de 2014.

La Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la dependencia federal halló una casa de seguridad en Cocula, Guerrero, donde los jóvenes fueron retenidos.

De acuerdo con las indagatorias, de las que da cuenta El Universal, la casa era operada conjuntamente por el líder de la organización delincuencial “Guerreros Unidos” en Cocula, Gildardo López Astudillo, “El Gil”, y quien fuera subdirector de Seguridad Pública, César Nava González, mismo que era integrante del Ejército antes de ser jefe policiaco.

Tras hallar manchas de sangre en el lugar, se determinó que ahí fue torturada una persona antes de la desaparición de los 43 estudiantes, por lo que para los investigadores sería un indicio de que esa organización criminal operaba con gran libertad en el municipio de Cocula.

Inclusive, a su alcalde, el priista César Miguel Peñaloza Santana, es señalado de tener vínculos con los “Guerreros Unidos”, pero durante las investigaciones, la PGR no logró obtener una orden de aprehensión en su contra por parte de un juez federal.

También, las autoridades ministeriales cuentan con el registro de diversas llamadas telefónicas entre policías y presuntos sicarios implicados en el plagio y desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, en las cuales se refieren a las víctimas como “paquetes” y en las cuales se pone en duda el destino final de los normalistas.

Primero los tuvieron en Lomas del Zapatero 

Según la indagatoria, primero tuvieron a los ocho normalistas en Lomas del Zapatero, que es donde la célula de “Guerreros Unidos” que operaba en Iguala acostumbraba llevar a sus víctimas.

Posteriormente, los llevaron a la casa de seguridad que tenía el grupo delictivo en el municipio de Cocula por una orden de Valladares y los trasladaron en una camioneta que resultó ser el pago de un secuestro cometido por ese mismo grupo delictivo en semanas previas a la desaparición de los jóvenes de Ayotzinapa.

En su nota Juan Omar Fierro destaca que el traslado de este primer grupo de jóvenes se suma a las versiones de otros presuntos participantes en los hechos que hablan de diferentes destinos para los estudiantes normalistas que fueron detenidos por policías municipales de Iguala y Cocula, de los cuales también dio cuenta el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Fuente y Créditos:

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com