Últimas Noticias

Pescadores cierran minera canadiense en Guerrero

CIUDAD DE MEXICO.- Los gerentes y trabajadores de la minera Media Luna permanecen retenidos desde ayer por habitantes de la comunidad de Nuevo Balsas, municipio de Cocula, que protestan por la contaminación generada por la empresa canadiense en el río Balsas.

Al menos 250 pobladores que se dedican a la pesca, mantienen bloqueado el acceso principal a la minera en demanda del pago de 8 mil pesos semanales por concepto de indemnización ante las afectaciones provocadas por los trabajos de exploración que realiza la minera en la convulsionada zona Norte de la entidad.

El cierre de la minera y la retención de trabajadores comenzó desde ayer por la tarde y en el lugar se encuentran el encargado y el gerente de la empresa Media Luna, David Alduenda Farías y Joaquín Paniagua.

Los inconformes, todos miembros de la cooperativa de pescadores de Nuevo Balsas y Atzcala, informaron que los peces se están muriendo por las detonaciones de dinamita y el derrame de aceite en el embalse de la presa El Caracol, abastecida por el río Balsas.

Uno de los representantes de los pescadores, Alfonso Ramírez, indicó que anteriormente extraían al menos 50 kilos diarios de peces como  mojarra y cuatete, pero ahora sólo pescan de dos a cinco kilos porque los trabajos de exploración y extracción de mineral en la zona está generando un alto grado de contaminación en la zona.

Los pescadores están exigiendo a los representantes de la minera canadiense 8 mil pesos semanales para paliar el conflicto, solicitud a la que accedieron los gerentes pero a la fecha no han cumplido.

Por ello, los inconformes están exigiendo que los representantes de la minera se comprometan por escrito a pagar la indemnización que demandan los pescadores.

De lo contrario, advirtieron que no van a liberar a los trabajadores retenidos y el bloqueo seguirá.

Cocula: Zona estratégica del narco en Guerrero

Esta franja, además de su vocación minera, agrícola y pesquera, es considerada un corredor estratégico del narcotráfico donde grupos criminales se disputan el control de las zonas de producción y trasiego de heroína y mariguana que se produce en la Sierra.

En febrero de este año, habitantes de este lugar cerraron los accesos de la minera para exigir seguridad al gobierno, luego de que la policía comunitaria rescató a 12 personas que fueron secuestradas por una célula criminal al servicio del grupo criminal “La Familia”.

Los pobladores, en ese entonces, reprocharon que el gobierno estatal sólo brinda seguridad a los trabajadores de la empresa extranjera, dejando a su suerte a las personas que viven en esta zona minera.

Al respecto, recordaron que desde hace cuatro años un grupo de al menos 70 agentes del Instituto de la Policía Auxiliar del estado de Guerrero (IPAE) brindan seguridad privada a la minera Media Luna a través de un convenio económico con el gobierno estatal.

Los policías estatales resguardan a los ingenieros, contratistas y trabajadores de la minera que viajan diariamente de Iguala a este poblado, ubicado en el denominado “cinturón de oro” de Guerrero y enclavado en la rivera del Balsas.

Luego del secuestro masivo de personas, los pobladores apoyados por policías comunitarios decidieron cerrar las oficinas de la minera canadiense como medida de presión para que los directivos de la empresa y autoridades gubernamentales se involucren en el tema de seguridad para la región.

“Se trata de que el gobierno le brinde seguridad a todos y no sólo a los trabajadores de la minera”, indicó un líder de la policía comunitaria que advirtió que las oficinas de la empresa permanecerán cerradas hasta que el gobierno revierta la inseguridad y violencia.

La presión en contra de la minera canadiense obligó a los directivos de la empresa a ceder a la petición de que la policía estatal que realiza funciones de seguridad privada también resguarde a los ciudadanos de este lugar.

Fuente y Créditos:

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com