Últimas Noticias

Médicos, el nuevo blanco del crimen organizado

CIUDAD DE MEXICO.- El pasado 19 de junio, Marvin Hernández Ortega, médico de 30 años quien trabajaba en el hospital básico comunitario de Petatlán, desapareció junto con los médicos Raymundo Tepeque y Oswaldo Ortega.

En su regreso a Acapulco, nunca más se supo de ellos.

“Y anduvimos buscándolo en todos lados, en el Semefo, en hospitales particulares”

“Podría ser, la causal: el crimen organizado”

“En ese momento no me pasa por la mente que los hubieran matado”

“Soy Rigoberto Hernández, soy padre del médico Marvin Hernández Ortega. El último mensaje que tuvimos con él fue a las siete y media de la tarde que venía manejando. Al otro día ya no se presentó a la casa.”

Y desde entonces, asegura Rigoberto, sus días se han llenado de angustia.

Su mirada perdida es muestra de eso.

Sin embargo, dice, no pierde la esperanza de volver a ver a su hijo.

“Sí sentimos que están con vida, la forma en que se lo llevaron no era para que los fueran a asesinar o hacerles algo malo”, dijo Rigoberto Hernández.

Con ellos también se encontraba el abogado julio césar mejía.

Guadalupe es esposa del doctor Raymundo Tepeque.

Ella explica que los médicos acudieron a Chilpancingo para realizar trámites de basificación en la Secretaría de Salud de Guerrero.

Guadalupe Reséndiz-Esposa del doctor Raymundo Tepeque: “Surgió la angustia, me quedé con la preocupación y yo dije, no me ha avisado, no me ha mandado mensaje, le voy a volver a marcar. Como a las 10 de la noche yo le volví a marcar, pero ya la llamada me entró directamente a buzón.”

Cecilia Ortega-madre del doctor Marvin Hernández: “Entonces nos empezamos a preocupar y anduvimos buscándolo en todos lados, en el Semefo, en hospitales particulares, en los de gobierno y no, no nos dio resultado, nunca estuvo Marvin.”

Cinco días después, el 24 de junio, de acuerdo con la fiscalía de Guerrero, los cuerpos de los cuatro hombres fueron encontrados en la comunidad de Santa Bárbara, colindante con Acapulco.

Miguel Godínez, fiscal general del estado de Guerrero: “La PF ya emitió un dictamen que es de la misma manera, corresponden los cuerpos, no hay personas desaparecidas.”

Sin embargo, los padres y familiares de los médicos han rechazado esa versión debido a que aseguran no reconocer los cuerpos, pese a que una prueba genética, confirmó el parentesco, según la fiscalía estatal.

“Porque estamos convencidos que no son nuestros familiares, ninguna de las familias, entramos 4 familiares directos de cada cuerpo y ninguno de los cuatro tuvo duda en que fueran sus familiares”, comentó Rigoberto Hernández.

“No es de que lo reconozca una persona, la ciencia te dice: este es tu familiar”, señaló Miguel Godínez.

“Ahorita nos están diciendo que eso son los cuerpos, los cuerpos que encontraron, pero no tenemos la certeza realmente de que eso sea y tal vez eso sea peor aún”, explicó Guadalupe Resendiz.

Y es que el caso del secuestro y asesinato de estos médicos, como lo asegura la fiscalía guerrerense, no es único en México.

Además del caso de los tres médicos privados de su libertad aquí en Guerrero, la Asociación de Escuelas y Facultades de Medicina ha advertido que son Sonora, Jalisco y Chihuahua, las entidades donde más se han presentado hechos delictivos contra los médicos.

Entre 2008 y 2014 han ocurrido más de 3 mil ataques contra médicos en el país.

El 9 de junio pasado, se identificó el cuerpo del pediatra, Oswaldo Duarte, quien habría sido secuestrado en Culiacán.

El 28 de junio, una enfermera fue asesinada y un médico herido luego de ser atacados por un grupo armado en el municipio de Uruachi, Chihuahua.

Ricardo León, presidente Asociación Mexicana de Facultades y Escuelas de Medicina: “Y entonces al médico ya lo empiezan a ver como un elemento que puede ayudar a resolver los problemas de las personas que son lesionadas en las batallas que tienen entre ellos o con el gobierno”

Julio Bueno, fundador del movimiento #yosoymédico17: “Médicos secuestrados porque a lo mejor atendieron a alguien y para que no digan pasa esa situación.”

Al respecto, la fiscalía de Guerrero analiza como un posible móvil del secuestro de los médicos de Petatlán la participación del crimen organizado.

En Santa Bárbara, comunidad donde se encontraron los cuatro cuerpos, operan grupos delictivos como Guerreros Unidos, cartel independiente de Acapulco y Jalisco Nueva Generación.

Miguel Godínez, fiscal general del estado de guerrero: “Podría ser, la causal el crimen organizado no de ellos, sino la actuación, por la zona.”

Rigoberto Hernández, padre del doctor Marvin Hernández: “Como es área de muchos enfrentamientos, creemos que al identificarse ellos como médicos y estas gentes que se han enfrentado tienen heridos, a lo mejor se los llevaran para que les curaran a sus heridos.”

Sin embargo, los familiares no pierden la esperanza de que los médicos y el abogado desparecido, se encuentren con vida.

Guadalupe, por su parte, dice que todos los días espera a su esposo, el doctor Raymundo Tepeque, con la fe de que en cualquier momento regrese.

Guadalupe Resendiz, esposa del doctor Raymundo Tepeque: “Y sobre todo que está preocupado por mí y por mis hijos, pero sobre todo que me está diciendo que lo encuentre”

Rigoberto y Cecilia, solo esperan que esos días de angustia, algún día terminen.

Rigoberto Hernández, padre del doctor Marvin Hernández: “Nosotros estamos preparados para tres cuestiones, una, la primera, que apareciera con vida, la segunda que puedan aparecer muertos pero que sean ellos, sus cadáveres, que no nos siembren cadáveres y la tercera que pasen a la lista de desaparecidos, pero no vamos a dejar de seguirlos buscando”

 Buscarlos el tiempo necesario, hasta que algún día, dicen, aparezcan.

Y Marvin regrese ahí, a la puerta de su casa.

Fuente y Créditos:

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com