Últimas Noticias

Maestros denuncian pésimas condiciones en escuelas

CIUDAD DE MEXICO.- En los últimos dos meses, maestros de 26 entidades del País han decidido denunciar las pésimas condiciones en las que se encuentran las escuelas donde trabajan.

Los maestros no hicieron un Censo de Escuelas, como el que elaboró el Inegi a petición de la SEP y para el cual invirtió 740 millones de pesos.

Los profesores únicamente tomaron fotos y las subieron a la red.

En la página de Facebook “Las escuelas jodidas de México” hay cientos de imágenes que muestran las condiciones en las que se encuentran 118 planteles de preescolar, primaria, secundaria y bachilleratos públicos.

Las fotografías de los maestros exhiben bancas rotas y desvencijadas, pisos de lodo, baños inservibles, fosas sépticas insalubres, aulas sin techo, paredes carcomidas, instalaciones eléctricas en mal estado, canchas deportivas con grietas, porterías de futbol improvisadas, pizarrones viejos y murales escolares colocados en el piso.

Denuncian también cómo unos alumnos tienen que estudiar bajo el sol, y otros, en oscuros salones sin ventanas, ni luz.

También lo hacen en aulas que en lugar de tener ventanas de vidrio las tienen de cartón o en salones donde se tienen que replegar cuando se inundan.

Un video incluso llega a lo insólito: los alumnos tomando clases mientras el agua entra a borbotones por una rendija entre el techo y la pared.

En contraste, este año el presupuesto de la SEP es de 330 mil millones de pesos y, de ellos, 14 mil millones son para los programas de infraestructura educativa.

Además, el País cuenta con un Instituto Nacional para la Infraestructura Física Educativa (INIFED), encargado desde el sexenio pasado de certificar y darle mantenimiento a las escuelas, el cual tiene un presupuesto anual de 188 millones de pesos y en él laboran 325 personas.

A pesar de ello, en la página que usan los maestros para exhibir sus salones de clase se muestran letreros donde se les pide a los padres de familia una cooperación voluntaria para arreglar una bomba del agua, o cooperar con tres tabiques y 300 pesos para completar la pared de un salón.

En el Telebachilleres 20, ubicado en La Cascada, Municipio de Palenque, Chiapas, los estudiantes no tienen bancas, sino blocks de cemento, y su centro escolar es de piso de tierra y techo de aluminio.

En la primaria Belisario Domínguez, Chimalhuacán, Estado de México, el techo es de lámina y las paredes de cartón y plástico.

De la Escuela Josefina Rivera Calvo, en Balancán, Tabasco, señalan que fue beneficiada por el Programa México Conectado y que les dijeron que tendrá internet, cuando no cuenta ni con instalación eléctrica.

Las quejas acompañan a cientos de fotografías que muestran una realidad lacerante: niños, niñas y jóvenes de educación básica que estudian en condiciones paupérrimas y en escuelas “gallinero”, como las denominan los maestros.

La profesora Mayté González, quien trabaja en el Municipio de San Pedro Garza García, Nuevo León, envió una fotografía y una carta dirigida al Presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

“Estas son las condiciones en las que trabajamos muchos docentes a los que quiere evaluar”, dice en la misiva al tiempo que la imagen exhibe una escuela sin techo.

“Para terminar, señor Presidente, le pediría que antes de pensar en aplicarme una evaluación, tenga la bondad de proveerme de un techo para proteger a mis alumnos de la lluvia y el sol”, expresa.

Otro grupo de maestros reporta que durante 15 años el Centro de Educación Inicial Indígenas Niños Héroes con clave 15DIN0063E, ubicada en Loma la Providencia San Andrés Cuexcontitlán, Toluca, ha laborado en casas prestadas de la comunidad.

“Esta es la última donde estamos trabajando, no hay baño, no entra la luz; teníamos goteras por lo cual los papás acomodaron el techo.

“Las gestiones se han realizado a Gobernación, Ayuntamiento, a SEIEM (Secretaría de Educación), con diputados, etcétera, pero la respuesta que todos emiten es la de siempre: no hay presupuesto”.

Un maestro denuncia el laboratorio de la Secundaria Técnica 19 de San José Iturbide, Guanajuato.

“No podemos ni tocar los estantes pues se caen de viejos y como siempre no hay presupuesto”.

Docentes de la escuela primaria Lázaro Cárdenas, en el Municipio de Coalcomán, Michoacán, acusan que no tienen luz, puertas, baños y el techo está roto.

“Ustedes juzguen. No hay materiales de nada y menos para enseñar inglés y computación; siempre se gestiona para obtener recursos pero estamos en una zona muy alejada donde nada llega. Todos los apoyos se quedan en el camino”, denuncian.

Fuente y Créditos:

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com