Últimas Noticias

La PF acribilló desde el aire a sicarios

CIUDAD DE MEXICO.- En el enfrentamiento que dejó 43 muertos en mayo pasado en Tanhuato, entre elementos de la Policía Federal y supuestos miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación, un helicóptero artillado hizo la diferencia acribillando desde el aire a los presuntos delincuentes.

Según constancias ministeriales, la aeronave Black Hawk iba provista de una ametralladora Dillon, calibre 7.62, con seis cañones rotativos movidos eléctricamente y una cadencia de hasta 3 mil disparos por minuto.

“Unidad aérea que desde el aire nos proporcionó cobertura de protección, (pero) al darse cuenta los tripulantes del helicóptero que desde tierra recibía disparos repelió la agresión, accionando en distintas ocasiones el arma mencionada en contra de los agresores con el fin de inhibirlos”, refiere el informe que rindieron mandos de la Policía Federal ante el Ministerio Público.

De acuerdo con este informe, el apoyo aéreo fue solicitado por los federales al advertir que el número de agresores era de consideración y que estaban recibiendo disparos “desde todos los flancos”.

“Los agresores no dejaban de disparar a los elementos y unidades de la Policía Federal, ello a pesar que se les solicitaba, con manos verbales, que depusieran las armas y se entregaran. Aunado a que el personal policial se estaba quedando sin municiones”, argumentaron al explicar el uso de la artillería aérea.

El Black Hawk arribó una hora después de iniciado el enfrentamiento, según el parte de la Federal al que REFORMA tuvo acceso.

Para entonces, los federales habían sufrido daños por disparos en las unidades 15459, 15470 y 14297, por parte de civiles armados que se movían y cubrían desde un predio y una construcción, refiere el citado documento.

Además, un inspector había caído herido de un balazo a la altura del glúteo izquierdo y cuando era sacado del lugar para recibir apoyo médico, un policía tercero fue alcanzado por otro disparo, falleciendo en forma inmediata.

Según los hechos narrados por federales, dos de sus vehículos blindados, de los conocidos como Súper Dutty, habían sido también ya dañados con impactos de bala.

“(Nos gritaban) que nos la íbamos a pelar y que íbamos a valer verga”, relataron en el reporte que dieron la Subprocuraduría de Justicia en la ciudad de Zamora, instancia que inició la indagatoria antes de ser transferida a la Procuraduría General de la República (PGR).

Afirmaron que en repetidas ocasiones indicaron a los agresores, por medio de altavoces, que depusieran las armas y se entregaran.

Las investigaciones señalan que el convoy que ingresó ese día al rancho El Sol, supuesta guarida del cártel jalisciense, se componía de 10 vehículos y 40 efectivos al mando del inspector Evaristo Jasso Galván.

Fuente y Créditos:

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com