Últimas Noticias

‘Hemos vivido un calvario’: Padres de desaparecidos

Hace siete años que María Guadalupe Fernández Martínez busca a su hijo José Antonio Robles Fernández, ingeniero desaparecido en Monclova, Coahuila, el 25 de enero de 2009. Tenía entonces 32 años y fue secuestrado por cuatro individuos que lo bajaron a la fuerza de su camioneta X-Trail.

Apenas una hora antes de su secuestro, María Guadalupe había hablado con su hijo por teléfono. Desde entonces, no supo más de él, pero no detiene su búsqueda.

Desde la organización Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en México (Fundem), María Guadalupe alza la voz para exigir que las autoridades sigan la búsqueda de su hijo y de todos los desaparecidos en México.

Su decepción, sin embargo, es evidente. Hay desconfianza hacia la autoridad, hartazgo, inconformidad compartida con las familias que buscan a sus desaparecidos. “Hemos vivido un calvario”, dijo.

De allí la necesidad de muchas familias de formar brigadas de búsqueda en distintas partes del país, “porque hasta el día de hoy no tenemos resultados y la autoridad, lejos de ayudarnos, obstruye el trabajo ciudadano”, afirmó María Guadalupe, quien recientemente participó en un foro sobre la Ley General contra la Desaparición Forzada, que organizó el Programa de Derechos Humanos de la Universidad Iberoamericana.

Las brigadas de búsqueda, afirmó, reflejan ese “hartazgo de los familiares con desaparecidos”, que enfrentan “servicios médicos forenses que rebosan de cuerpos sin identificar y la falta de un banco de datos de ADN”.

ESTADOS PIDEN AYUDA

Juan Carlos Trujillo, de la Brigada Nacional de Búsqueda de Desaparecidos y la Red de Enlaces Nacionales, aseguró en una conferencia de prensa que 10 estados han solicitado la ayuda de los brigadistas para la búsqueda de desaparecidos. Entre ellos, Coahuila, Michoacán, Tamaulipas y el Estado de México.

En las historias de los padres que integran las brigadas de búsqueda hay casos dramáticos. Uno de ellos es el de José Jesús Jiménez Gaona, quien murió a consecuencia de un ataque armado con AK-47, en la ciudad de Poza Rica, en Veracruz. Con él iba su esposa, Francisca Vásquez Mendoza, quien resultó herida.

José era el padre de Jenny Isabel Jiménez, quien desapareció el 21 de mayo de 2011, cuando viajaba en una camioneta con tres amigos. Todos siguen desaparecidos. Por eso José se integró a las brigadas de búsqueda en Veracruz y organizaba el grupo de búsqueda de Poza Rica.

En 2011 también fue asesinado a balazos Nepomuceno Moreno Núñez, padre de Jorge Mario Moreno, quien desapareció en 2010 en Ciudad Obregón, Sonora, luego de un supuesto arresto. Tenía 18 años. Desde entonces, Nepomuceno buscaba a su hijo, lo que lo llevó a unirse al Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad y participar en las caravanas que encabezó el poeta Javier Sicilia.

TRECE DESAPARECIDOS AL DÍA

Hasta diciembre de 2015, el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED) contó 26 mil 659 desaparecidos, de los cuales 74% son hombres y 26% mujeres.

De esas desapariciones, 13 mil 156 han ocurrido durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, mientras en el sexenio de Felipe Calderón hubo 13 mil 082.

De acuerdo con una investigación de la maestría en periodismo y asuntos públicos del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), elaborada a partir de las bases de datos que procesó el investigador José Merino, entre 2007 y 2012 desaparecieron seis mexicanos al día.

Entre 2013 y 2014, en cambio, la cifra se elevó a más del doble, pues suman 13 al día.

La investigación también señala que, de acuerdo con la base de datos del gobierno de Calderón, la Ciudad de México fue la entidad donde desaparecieron más mexicanos entre 2007 y 2012: 7 mil casos (29 %). Pero en números totales, entre 2007 y 2014 Tamaulipas es el estado que acumula el mayor número de desaparecidos: 5 mil 293 casos (23 %).

Esta semana, el Pleno de la Comisión Permanente solicitó a la Secretaría de Gobernación un informe sobre las acciones que desarrolla para actualizar el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas, dado que la ley establece la obligación del Secretariado Ejecutivo de presentar un informe anual que contenga las estadísticas de esa base de datos.

Marcia Aguiluz, directora del programa para Centroamérica y México del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), advierte que México adolece de un modelo adecuado de búsqueda de desaparecidos, información suficiente y mecanismos de participación civil.

“En la mayoría de los países los órganos de búsqueda tienen participación civil: Argentina, Uruguay, El Salvador y Colombia… Todos los mecanismos creados prevén una representación de sociedad civil. Eso es importante porque no se puede prever un mecanismo que no tenga participación de las víctimas y de la sociedad civil organizada”, afirma.

FALTA REGISTRO

En Colombia, explica, hay comisiones de búsqueda para casos específicos, además de un mecanismo urgente de búsqueda, y en Guatemala este año se aprobó un mecanismo de búsqueda de mujeres desaparecidas que propone sanciones penales para los agentes estatales que no brinden información.

Incluso, dice, la ley autoriza que se suspenda del cargo de forma inmediata a cualquier funcionario que obstaculice la investigación o que se niegue a dar información.

En México, en cambio, está pendiente la creación de un registro de detenidos por agentes estatales o federales. “Si los agentes reportaran instantáneamente las detenciones sería un mecanismo de prevención ideal de las desapariciones forzadas”, afirma.

Durante el foro que se llevó a cabo en la Universidad Iberoamericana su rector, David Fernández Dávalos, dijo: “La desaparición forzada de personas implica la intervención de autoridades y particulares. Paradójicamente, en múltiples casos existe una participación activa o pasiva de las autoridades encargadas de garantizar la seguridad ciudadana”.

En este sentido, agregó, “el principio de confianza entre personas e instituciones no sólo se ha erosionado, sino que se invierte; las autoridades se han convertido en una fuente de desconfianza y riesgo para la sociedad en general”.

Por todo lo anterior, México es ahora el país con más acciones urgentes presentadas ante el Comité contra Desapariciones Forzadas, de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La búsqueda no cesa

Las mujeres representan el 26 % de las personas desaparecidas, los hombres 74 %.

Diez estados han solicitado la ayuda de personal de la Brigada Nacional de Búsqueda de Desaparecidos y la Red de Enlaces Nacionales.

El Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED) contó 26 mil 659 desaparecidos, de los cuales 26 % son mujeres, cifra actualizada hasta diciembre 2015.

La Ciudad de México fue la entidad donde desaparecieron más mexicanos entre 2007 y 2012: 7 mil casos lo que representa el 29 % de la cifra nacional.

Fuente: elsiglodetorreon.com.mx

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com