Últimas Noticias

Falla en México combate a la pobreza

CIUDAD DE MEXICO.- Los salarios precarios y un crecimiento económico insuficiente son las causas principales de que México tenga una creciente población en pobreza que impide el desarrollo de sus habitantes, coincidieron especialistas consultados por Crónica.

Para el profesor e investigador del Instituto Tecnológico de Monterrey (ITESM), José Luis de la Cruz Gallegos, la caída del salario de los trabajadores a lo largo de los años ha repercutido directamente en su poder adquisitivo, pues cada año los empleos ofrecen una remuneración “cada vez más baja”.

“Desde el 2006 el país tiene un incremento sistemático en la pobreza y es producto de una caída importante en el poder adquisitivo, del ingreso de las familias mexicanas, es decir, la ocupación y empleo que se generan son de baja remuneración, están desapareciendo los empleos de más de tres salarios mínimos, y eso junto con el aumento de inflación, sobretodo en la parte de alimentos, y bebidas, lo que está provocando es una merma en la capacidad de compra en las familias”, explicó.

Según datos del Centro de Análisis Multidisciplinario (CAM) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el salario mínimo real de los trabajadores cayó 80% en los últimos 27 años, esto significa que si bien en 1987 los trabajadores podían adquirir casi dos veces la canasta básica de alimentos, en 2014 sólo tenían la capacidad de comprar una tercer parte.

José Luis de la Cruz, quien también se desempeña como director del área de análisis económico de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), argumentó que la baja en los salarios también se debe a que la política pública que actualmente opera en el país no permite que exista un crecimiento económico mayor al cinco por ciento, lo que es insuficiente para generar empleos mejor remunerados.

En esto coincidió el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Gerardo Gutiérrez Candiani, quien reconoció que el combate a la pobreza durante décadas “ha sido un proceso fallido”, pues el crecimiento económico del Producto Interno Bruto (PIB) no rebasa el 2.5%.

“Una de las principales respuestas a por qué durante décadas no hemos logrado que nuestra economía sostenga tasas de crecimiento promedio anual de más de 2.5% es que el desarrollo del mercado interno está limitado porque casi la mitad de los mexicanos, por su situación de pobreza e informalidad, está en gran medida impedido de incorporarse a dicho mercado”, dijo.

Es así que el líder empresarial exhortó a las autoridades a modificar la política económica para que exista un mayor impulso al combate a la informalidad, un mejor uso del gasto público, y mayores apoyos al sector privado para que generen empleos mejor remunerados.

Por su parte, Rodrigo Alpízar, presidente de la Cámara Nacional de la industria de la Transformación (Canacintra), criticó que  los programas implementados en los últimos años para combatir la pobreza han tenido un error llamado “incentivo”, pues lo calificó como asistencialista al fomentar que la población busque el apoyo económico por parte del gobierno y no se enseña a sacar adelante a negocios propios.

“Me parece que si cambiáramos el incentivo de una manera en que pudiéramos tratar de ubicarlos como entes que tienen la capacidad y empoderamiento para hacer negocios, entonces tendrán algún otro incentivo para crecer. Así que deben de desaparecer los incentivos que únicamente son asistencialistas, que en muchas ocasiones tienen un enfoque partidistas, políticos, electoreros, pues estos elementos no han permitido que despegué el país”, dijo.

En declaraciones a diversos medios de comunicación locales, el presidente de la Canacintra en Chihuahua, Francisco Santini Ramos, dijo una frase que coincide con Alpízar, resumiendo su opinión sobre la pobreza en México: “A los mexicanos se les debe de enseñar a pescar en lugar de darles el pescado, es mejor enseñarles a como trabajar y como producir más en lugar de darles un apoyo sin realizar algún trabajo”.

Es así que para los especialistas, la solución ante el aumento de la pobreza está en manos de políticas públicas que promuevan la inversión para producir mejores empleos, incrementen el crecimiento económico y reduzcan el gasto en incentivos a la población que no cuenta con un trabajo, cuando puede motivarlos a crear un negocio redituable.

Fuente y Créditos:

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com