Últimas Noticias

Especialistas dudan que EPN no endeude a México

CIUDAD DE MEXICO.- La Auditoría Superior de la Federación (ASF) cuestionó la ausencia de información para definir los programas que desaparecerán con el Presupuesto Base Cero y advirtió que con los elementos disponibles no se comprueba que habrá una reducción en el gasto por 135 mil millones de pesos.

En el documento “Análisis del Informe de Avance de Gestión Financiera 2015”, fechado en agosto, la ASF emitió una opinión en la que critica omisiones en la información entregada por Hacienda a la Cámara de Diputados.

“Al respecto, la ASF hace notar que: No se publicaron los elementos de la metodología del enfoque de Presupuesto Base Cero que se aplicaron para formular la propuesta de estructura programática. Los elementos disponibles no permiten identificar que las modificaciones propuestas generarán los 135 mil millones de pesos que la SHCP estima reducir en 2016 respecto del cierre estimado para 2015. Independientemente de este ajuste, no se proporciona información para garantizar mejoras en el impacto social de los programas”, apunta el órgano encabezado por Juan Manuel Portal.

A partir de su diagnóstico, la ASF recomienda a los nuevos integrantes de la Cámara de Diputados para que soliciten a Hacienda información que les permita tomar mejores decisiones al momento de aprobar el presupuesto del próximo año.

Enfatiza que la dependencia federal debe entregar su definición del enfoque del Presupuesto Base Cero y los mecanismos operacionales, institucionales y jurídicos para su aplicación.

“El impacto en las finanzas públicas de los menores ingresos petroleros, no prevé subir los impuestos o incrementar la deuda, por lo que la opción viable es revisar la estructura y composición del gasto”, advierte la ASF.

Por su parte, Fernando Aportela, subsecretario de Hacienda, explicó que la Fibra E y los Certificados de Proyectos de Inversión (Cerpis), ampliarán las opciones para aquellos inversionistas que buscan proyectos seguros en el mercado.

En el caso de la Fibra E, detalló, las empresas con proyectos consolidados de energía o infraestructura, que cuenten con buenas fuentes de pago, podrán colocarlos en ese instrumento para obtener capital y desarrollar nuevos programas. El subsecretario enfatizó que ni la Fibra E ni los Cerpis representan deuda para el Gobierno federal, pues en ningún caso funge como garantía de las operaciones que con ellos se realicen.

‘LOS BONOS LO CONTRADICEN’

Sin embargo, luego de que el presidente Enrique Peña Nieto afirmó durante el mensaje por el Tercer Informe de Gobierno que no se aumentarán los impuestos ni se endeudará al país, los especialistas aseguran que su decálogo titulado 10 Medidas para Nuevos Desafíos incluyó instrumentos financieros que son deuda.

A pesar de que el Primer Mandatario dijo “le toca al Gobierno apretarse el cinturón. Gastar menos, y gastar mejor”, para Luis Foncerrada Pascal, director del Centro de Estudios Económicos de Sector Privado (CEESP), aseguró que entre las nuevas medidas del Gobierno federal sobresalen la emisión de bonos de infraestructura educativa en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV); un fideicomiso de Inversión en Bienes Raíces, conocido como Fibra E; certificados de Proyectos de Inversión e incrementar el modelo de Asociaciones Público Privadas o APPs para fortalecer el crecimiento económico.

James Salazar, analista económico de CI Banco, dijo que el nuevo planteamiento financiero se explica en un esquema donde los requerimientos del Gobierno para el plan de infraestructura en educación no saldrán del presupuesto anual, por lo que se emitirá deuda a través de la BMV.

Salazar explicó que pese al anuncio que hizo EPN, aún no se ha explicado cuáles serían las características o esquemas con que se planea llevar a cabo el instrumento financiero, ya que el proyecto tiene que aprobarse primero.

“Generalmente financiarse con un bono es un poco más barato que con la banca. En resumen no deja de ser deuda y la intención de hacerlo a través del mercado de valores es porque probablemente pueda costarles un poco menos”, reiteró.

Por su parte, los coordinadores parlamentarios del PAN y del PRD en la Cámara de Diputados cuestionaron ayer la emisión de bonos anunciada por el Presidente y aseguraron que, en realidad, se trata de contratación de más deuda pública.

“Yo esperaría la propuesta formal, no sólo el pronunciamiento que hemos recibido hasta el momento, pero de entrada, diría que es una forma de cubrir una deuda pública. La emisión de bonos es deuda y nosotros hemos dicho que ya no puede generarse más deuda en el país”, sostuvo Marko Cortés, líder de la fracción del Partido Acción Nacional en la Cámara de Diputados.

Cortés indicó que su grupo parlamentario insistirá en que no sólo se mande una iniciativa de ley de ingresos base cero.

“Que se nos mande una ley de ingresos base cero, donde podamos analizar cada impuesto, su impacto en beneficio de la recaudación, pero también el impacto en la economía de los mexicanos”.

En tanto, el presidente de la Cámara de Diputados, el perredista Jesús Zambrano, expresó su preocupación de que los bonos de infraestructura educativa puedan tener atisbos privatizadores.

“Es un tema muy discutible, yo lo escuché con preocupación ayer, pero hay que ver, insisto, cómo están pensando aterrizar ese precepto. Desde luego que de ninguna manera debiéramos aceptar si estuviera por allí algún atisbo en este sentido de avanzar en la privatización de la educación”, externó.

Fuente y Créditos:

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com