Últimas Noticias

El Papa estaba tan contento que no sintió el cansancio: Eugenio Lira

Eugenio Lira Rugarcía, coordinador de la visita del Papa a México
Redacción / Foto: Archivo

CIUDAD DE MÉXICO.

Monseñor Eugenio Lira Rugarcía, coordinador de la visita del Papa a México y quien estuvo todo el tiempo en las giras del Pontífice por México, aseguró que el Papa estuvo en todo momento tan contento, que no sintió el cansancio.

El Santo Padre estaba muy contento, sobre todo cuando subimos al avión después del encuentro con la juventud en Morelia, y le pregunté al Papa que qué le pareció, y me dijo: ‘Maravilloso; esto es maravilloso’, y luego le dije: ‘Han sido jornadas muy intensas, ¿no se siente cansado?’, y me dice, muy simpático: ‘Bueno, en Argentina tenemos una frase que dice así: la sarna, con gusto, no pica’; es decir, cuando está contento uno, pues ni el cansancio se siente, me dijo.

El Papa además hace muy suyos los sentimientos de la gente, sus preocupaciones, sus angustias, sus inquietudes, sus sueños, sus ilusiones…Es un hombre que vibra mucho y que por eso, lógicamente, no solamente era el cansancio físico, sino también el desgaste emocional, y se le notaba, eh, porque de veras él vivía intensamente cada jornada, cada encuentro”, dijo, en entrevista con Adela Micha en Grupo Imagen Multimedia.

Yo pensaba que cuando subiéramos al avión, pues el Santo Padre dormiría un poquito para prepararse a las jornadas. Nada: iba leyendo documentos, hablando, estaba muy atento, rezando. No durmió ni un solo momento. Yo no sé de verdad, pero esta energía le viene de Dios, porque no se explica de otra manera.

“La verdad, con mucha energía, con mucha fortaleza, algo realmente sorprendente; un hombre de 79 años y con estas jornadas agotadoras.

“Compartíamos, los que estábamos con él, el cansancio, el estar de pie, saludando desde el papamóvil, al rayo del Sol; no se puso bloqueador solar, por cierto. Iba a las jornadas con una generosidad; todo el tiempo se notaba pensando en los demás, cómo entregarse a los demás”, narró Eugenio Lira.

“ESTE PAPA ES UN BUENAZO”

El coordinador del viaje pastoral del Papa dejó constancia de su parecer, tras la visita del Sumo Pontífice a México.

“He visto que las encuestas que se han hecho recientemente han sido muy favorables. La gente ha visto con ojos muy positivos el que el Papa haya venido, que haya estado entre nosotros, que se haya encomendado a la Santísima Virgen de Guadalupe, que haya pedido por todos nosotros ante Ella para que interceda frente a su Hijo para que sigamos adelante; que haya compartido la alegría de la fe, y que haya tocado temas que tienen mucho que ver con nuestra vida de cada día, para que cada uno vea qué puede hacer para mejorar en lo personal, en el ámbito familiar y también en el ámbito social.”

‒Qué fue lo que más le sorprendió del Papa? ‒se le preguntó.

‒Como siempre, su testimonio de amistad con Dios; es un hombre que se nota que tiene una relación íntima con Dios y que por eso precisamente se hace cercano a toda la gente.

Habló además de la sencillez que caracteriza al papa Francisco.

Es muy sencillo; con él se puede platicar, se puede bromear, se puede ser natural; eso la verdad da mucho gusto. Por ejemplo, le pudimos enseñar algunos mensajes de la gente. El cardenal Francisco Robles Ortega ‒arzobispo de Guadalajara y presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano‒ recibió un mensaje de un sacerdote que decía: ‘Este Papa es un buenazo, pero con otra palabra más mexicana’, y tuvo la confianza de mostrarle al Papa el mensaje de este sacerdote, y el Papa preguntó qué significaba, y ya se le explicó, y se puso muy contento.

Y yo luego le dije: ‘Mire, esta es la maravilla que usted puede lograr’, y me dijo, muy simpático: ‘Bueno, soy un burrito que está en las manos de Dios’; lo dijo así, con mucha sencillez”.

FRANCISCO SE FUE MUY CONTENTO

Francisco, sostuvo tajantemente, se fue de México muy complacido.

Se fue “muy contento. Platicábamos con su equipo de colaboradores, con el Dr. Alberto Gasbarri (coordinador de los viajes papales), y él, que ha vivido 104 viajes pastorales internacionales de Juan Pablo II, 27 de Benedicto XVI, y ahora 12 del papa Francisco, estaba fascinado; dijo que el Papa estaba muy contento. La gente de seguridad, de la Gendarmería del Vaticano, los ceremonieros; todos estaban francamente admirados de la gran respuesta de los mexicanos y estaban diciendo: ‘el Papa está muy feliz’, y la verdad se fue muy contento el Papa”.

EL HERMANO MAYOR

Sobre el duro mensaje que el Pontífice dio a los obispos de la Iglesia Católica el 13 de febrero, Eugenio Lira consideró:

“Lo que percibí tanto de mi opinión personal como también de lo que los obispos compartimos (…) es que sentimos al hermano mayor compartiéndonos reflexiones, experiencias, realidades, y pues invitándonos a la reflexión y a la toma de acción; es decir, a mejorar.

“Y sentimos con mucho entusiasmo que el mensaje del Papa fue muy bien preparado, con mucho cariño, y comentábamos que tiene que ser tema de reflexión de nuestra próxima asamblea plenaria en Pascua, y también para perfilar a unas líneas de acción de las diferentes comisiones y divisiones episcopales que trabajan en favor de los católicos mexicanos pero también de todo el pueblo de México. Es más bien el sentimiento de alegría, de gratitud y de compromiso.

“Es un Papa muy realista que, como pastor, aborda los temas que nos preocupan a todos y que nos ofrece algunas orientaciones para no espantarnos frente a las dificultades, sino más bien ver cómo el amor nos hace posible el fututo y construir algo mejor.”

LOS GASTOS

Monseñor Eugenio Lira sostuvo que los gastos que generó la visita del Papa fueron costeados, una parte, por el gobierno, aunque no especificó si el federal, los estatales, municipales o todos ellos.

Expuso que otra parte importante corrió a cargo de la Iglesia, aunque reconoció que “hubo ayuda de muchísima gente, de empresas” como Aeroméxico, Chrysler y Telmex, y hasta apoyo de universidades.

LOS SOBRECUPOS

En relación con el sobrecupo que se observó en algunos eventos que encabezó el papa Francisco, mencionó:

“Aunque habíamos puesto un límite, en cuanto a los cupos, ya finalmente, frente al deseo de la gente de entrar, tuvimos que permitir más accesos, pero siempre cuidando la seguridad de la gente, que no se pusiera en riesgo la seguridad de la gente; pero sí, aumentamos con mucho los cupos en algunos lugares, más de lo que habíamos previsto.

En Chiapas, señaló, “entró muchísima gente; se hizo todo el esfuerzo. En San Cristóbal de las Casas tengo entendido que sí entró toda la gente que tuvo boleto. La dificultad más bien estuvo en Tuxtla Gutiérrez. Había muchas personas; se dieron también acreditaciones para quienes, por ejemplo, iban a tener una participación especial en algún evento, y esto hizo que se multiplicara el número de gente que iba a participar, pero procuramos salir al paso con el hecho de que el Papa transitara en el papamóvil en los estacionamientos laterales y también con las pantallas que se colocaron para que la gente pudiera seguir el evento. Era mucha expectativa, mucha gente quería participar; lamentablemente pues tenemos la realidad del límite en cuanto a cupos, por motivos de seguridad y de atención a la gente”.

Admitió que personas que llevaban boletos quedaron fuera de los eventos.

“Sí, incluso con boleto, porque ya en esos momentos que iba entrando la gente, algunos llevaban acreditación que se había dado porque eran parte del staff, de alguna de las comisiones o divisiones, o de la diócesis, y esto multiplicó un poquito el número de gente y por eso nos sucedió esta situación”, finalizó.

Fuente y Créditos: Excelsior – http://www.excelsior.com.mx
Enlace a la fuente original: El Papa estaba tan contento que no sintió el cansancio: Eugenio Lira

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com