Últimas Noticias

“El Chapo”, su tele, cacahuates y un gorrión

CIUDAD DE MEXICO.- Joaquín “El Chapo” Guzmán dejó un gorrión vivo en el cesto de basura de su celda.

Los primeros en llegar a la prisión, tras activarse la alarma, confirmaron lo peor cuando observaron a su costado izquierdo una tapa de concreto de aproximadamente 50 por 50 centímetros, arrancada en el suelo de la regadera, con un corte muy preciso.

Cerca del camastro de cemento, estaba un cesto de basura de plástico, dentro del cual encontraron el ave acurrucada.

De antemano, un investigador descartó que se trate de un mensaje subliminal del capo y más bien estimó que a lo largo de la obra el gorrión pudo ser usado por los constructores del túnel, para medir la presencia de sustancias tóxicas en el subsuelo.

Una vez que el subterráneo llegó hasta el piso de la regadera, suponen, uno de los cómplices levantó la tapa del pasadizo y el capo bajó por una escalera a la primera antesala del túnel.

En este punto habrían soltado al ave que poco después se acomodaría en el cesto, ante la perplejidad de los vigilantes.

El gorrión ahora se encuentra en la Coordinación de Servicios Periciales de la PGR en el DF, como parte de las evidencias levantadas en la celda.

“Parece la firma de su fuga”, dijo un investigador involucrado en las pesquisas.

Cuando las autoridades llegaron a su celda, advirtieron que el capo había dejado prendida una pequeña televisión LCD, en la que momentos antes de fugarse veía el programa “Sabadazo”, del canal 2 de Televisa.

A un costado tenía unos audífonos sueltos y dos conos que elaboró con hojas blancas tamaño carta, los cuales usaba para amplificar el volumen de la televisión.

Hallaron también un pan relleno de chocolate mordisqueado, tortillas, unos cacahuates japoneses, una pasta de dientes y el brazalete oscuro, que el capo arrancó de su muñeca.

En la pared y en una repisa empotrada, colgaban camisas y calcetines, secándose, y abajo un par de tenis blancos y unas chanclas.

Las autoridades advirtieron que debajo de la regadera la estructura de concreto armado -compuesto por hormigón y varillas- tenía menos de 40 centímetros de grosor, lo que facilitó la obra de los topos de “El Chapo”.

Fuente y Créditos:

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com