Últimas Noticias

Ejercito prepara a soldados en tácticas policiales

CIUDAD DE MEXICO.- A 30 kilómetros de la ciudad más cercana, en el municipio de Aldama, está el Centro de Adiestramiento de la Cuarta Región Militar, donde personal del Ejército perfecciona tácticas para realizar operaciones de apoyo a la seguridad pública con alto nivel de eficacia, sin descuidar la formación castrense y doctrinaria.

La orden del alto mando es que los soldados que participan en la lucha anticrimen lo hagan bajo la premisa de anteponer la protección de civiles y de respeto a los derechos humanos.

Milenio ingresó a estas instalaciones en las que se exige lealtad para enfrentar a la delincuencia y se refuerzan enseñanzas de ética militar, valores, honor y espíritu de cuerpo, como factores clave para acotar a este enemigo.

El centro de instrucción está en un predio de 298 hectáreas denominado Nuevo Amanecer, donde esta semana fueron concentrados mil 53 militares del Decimonoveno Regimiento de Caballería Motorizada, con sede en Reynosa, y del Octavo Regimiento de Caballería Motorizado, cuya base está en Matamoros.

Hay 11 jefes, 63 oficiales y 979 elementos de tropa, quienes una vez que concluyan sus cursos regresarán a sus bases.

Cada año todos los batallones, regimientos y grupos del Ejército y Fuerza Aérea reciben entrenamiento

Alrededor de 450 soldados del Decimonoveno Regimiento iniciaron el 1 de mayo un “readiestramiento” en derechos humanos, ética, derecho internacional humanitario y legislación militar, que concluirá este domingo.

De acuerdo con información de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), este tipo de instrucción se ha aplicado a más de 50 unidades de todo el país de 2015 a la fecha.

Aunque ahora solo hay militares de Tamaulipas, aquí también reciben instrucción soldados de Nuevo León y San Luis Potosí.

Existen 12 centros, uno por cada región militar, donde cada año todos los batallones, regimientos y grupos del Ejército y Fuerza Aérea reciben entrenamiento para cumplir con las misiones que tienen encomendadas.

El director del Centro de Adiestramiento de la Cuarta Región Militar dice que se trata de un programa previamente establecido por la Sedena a partir de la detección de fallas en el comportamiento y desempeño de militares, que inclusive pueden derivar de la falta de cortesía en puestos de control.

Las características geográficas en este lugar —para llegar se deben recorrer 20 kilómetros de un camino de terracería— imposibilitan la comunicación telefónica móvil.

En opinión del general esto ayuda de manera particular en el “readiestramiento”, pues requiere de toda la concentración de sus integrantes, por lo que no reciben visitas para el desarrollo de sus actividades programadas.

Primeros auxilios

En el suelo yace un militar que recibió un tiro en la pierna de fusil AK-47; su estado es grave, se desangra rápidamente. Mientras un militar lo “estabiliza” y aplica un torniquete para detener la hemorragia, el médico del Octavo Regimiento de Caballería explica a un grupo de soldados la manera en que deben brindar los primeros auxilios a un compañero.

Asegura que los delincuentes utilizan armamento de alto poder lesivo, incluso de calibre prohibido en una guerra convencional; sin embargo, comenta que si existen las condiciones para auxiliar a un criminal herido, lo deben hacer.

La Sedena ha trazado una directiva para el bienestar emocional del personal que participa en operaciones militares, comenta la teniente psicóloga, adscrita al Hospital Central Militar, quien realiza su curso comisionada por la Dirección General de Sanidad.

“El mando se ha preocupado por la salud mental de todos, se establecieron líneas a escala nacional, entre ellas la prevención del suicidio, de las adicciones, son programas de evaluaciones cada tres o cuatro meses para verificar que el personal se encuentre en óptimas condiciones y reciba ayuda oportuna si lo requiere”.

El control de estrés es otro tema. “El adiestramiento va de la mano con lo que pensamos y sentimos, esa es su línea de poder, si perdemos la emoción y la calidad en nuestras misiones, empezamos a tener errores que nos pueden cambiar la vida”, dice un instructor.

En la pista de reacción tipo uno se instaló un puesto seguridad militar que es atacado por “miembros de la delincuencia organizada”. “Los agresores fueron neutralizados”, asegura el comandante de la unidad.

Un subteniente de infantería del 40 Batallón, instructor de apoyo, encabeza el ejercicio de una agresión de un francotirador y de sujetos con lanzacohetes.

“El personal desembarca de sus vehículos y toma la seguridad en 360 grados, se parapeta para repeler el ataque, el proyectil del lanzagranadas estalla, los soldados repelen una vez que verificaron que no hay población o civiles cerca de los agresores, quienes son neutralizados”, señala el parte de operaciones de otro mando.

Agrega: “Tratamos de emular que se lleva a cabo un ilícito para poder dar consistencia a este adiestramiento, que debe ser práctico, objetivo, creíble, con absoluto apego a la ley y derechos humanos”.

Con información de: sipse.com

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com