Últimas Noticias

Durango, el más bajo en economía

La mitad de los estados con elecciones a gobernador el próximo 5 de junio reprobaron en materia económica durante los últimos cinco años, de acuerdo con un análisis de El Universal. El más bajo de todos los estados fue Durango con una calificación de 1.

Las 12 entidades que están en juego representan una cuarta parte (25 %) del Producto Interno Bruto (PIB) nacional y concentran la tercera parte (32 %) de la población en el país.

Son 10 las variables consideradas en el análisis, con valor de un punto y son: crecimiento económico, aumento del ingreso por habitante, inflación, tasa de desocupación, creación de empleo formal, pobreza laboral, deuda pública, facilidad para hacer negocios, captación de Inversión Extranjera Directa y ritmo del crédito bancario.

Los resultados arrojan que seis de 12 estados reprobaron en la revisión de los últimos cinco años (2011-2015); los aprobados lo hicieron de “panzazo”.

Chihuahua tuvo calificación de 7, la mejor nota de las 12 entidades analizadas, al aprobar en 7 de las 10 variables.

En 9 de las variables reprobó Durango, sólo obteniendo un 6.3 en el crecimiento del ingreso per capita de 2011 a 2015. El rubro más bajo para el estado vecino fue la pobreza laboral, con un 1.09. Esta variable fue la que registró más rezago, al reprobar nueve estados, seguida de la deuda pública.

Marco Cancino, director general de la consultoría Inteligencia Pública, dijo que el aumento de la pobreza laboral se debe a la productividad de la mano de obra, afectada por el nivel educativo.

Los gobiernos son responsables de la política educativa y se requiere enseñar a crear mayor valor agregado, opinó.

Cancino opinó que el principal reto para las administraciones entrantes es elevar la productividad laboral, invirtiendo en capacitación, educación y formación, además de atraer inversión en la industria para elevar la demanda de mano de obra calificada.

Miguel Calvo, analista de economía regional de Banorte, coincidió en que es necesario mejorar el nivel educativo en estados donde habrá elecciones. “Es fundamental que los gobiernos estatales refuercen la inversión en educación en sus presupuestos”, dijo.

Flavia Rodríguez, directora general de Aregional, pidió a las nuevas administraciones acabar con la inseguridad y dar mayores incentivos a la inversión privada en actividades manufactureras, lo que propicia la creación de empleos mejor remunerados.

Enfatizó el desempeño económico favorable que ha tenido Chihuahua en los últimos años, donde subieron salarios y se redujo la informalidad laboral, además de mayor crecimiento económico y reducción de inseguridad.

Consideró que Quintana Roo tiene problemas más graves en el manejo de finanzas públicas, mientras que Puebla debe mejorar su conectividad terrestre y Durango apoyar nuevas industrias.

Diego Díaz, investigador del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), advirtió que casi todos los estados con elecciones elevaron su deuda en los últimos años. “Hay casos alarmantes, como Chihuahua, Zacatecas, Oaxaca y Quintana Roo”, expresó. Consideró que las administraciones entrantes se enfrentarán a situaciones de diversa magnitud por la deuda. “El escenario más complicado se enfrentará en Chihuahua”, señaló.

Los dirigentes tendrán como reto administrar la deuda, algunos podrán reestructurarla para mejorar las condiciones de contratación.

El investigador del Imco prevé que los siguientes gobiernos enfrenten menor flexibilidad financiera, pues no pueden desconocer la deuda de la gestión anterior y deben pagarla.

Dijo que para mantener su nivel de gasto, los gobiernos tendrán que gastar con eficiencia y/o usar sus facultades tributarias para subir impuestos.

Díaz expuso que las administraciones enfrentarán una situación financiera complicada, pues los recursos que asigna la Federación han bajado por el declive de ingresos petroleros. Agregó que los estados tendrán dificultades para contratar más deuda, ante la recién aprobada Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y Municipios.

Cancino coincidió en que la mayoría de estados donde habrá comicios tiene deuda pública abultada; destacó la baja recaudación propia y alta dependencia de transferencias federales. “Los gobiernos estatales gastaron más de lo que ingresaron y las nuevas administraciones estarán obligadas a cobrar más impuestos a futuro”, dijo.

El universal

Baja deuda en algunos estados

Las obligaciones financieras de entidades y municipios mexicanos representaron 2.9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) estatal en el primer trimestre de este año, porcentaje por debajo del 3.1 por ciento registrado al cierre de 2015, de acuerdo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Así, a marzo de este año la deuda de los gobiernos locales retrocedió ligeramente como proporción del PIB, tras mantenerse estable en 3.1 por ciento los últimos tres años.

Datos actualizados de la dependencia revelan que las entidades federativas más endeudadas al 31 de marzo pasado como proporción de su propio PIB fueron Chihuahua con 8.3 por ciento, Quintana Roo con 8.1 por ciento, Coahuila 6.2 por ciento, Chiapas 5.7 por ciento y Nayarit 5.2 por ciento.

Por el contrario, los estados menos endeudados con respecto a su PIB fueron Tlaxcala con un nulo porcentaje, Campeche 0.2 por ciento, Querétaro 0.4 por ciento, Tabasco 0.8 por ciento, así como Yucatán y Guanajuato con 0.9 por ciento, cada uno.

En tanto, el saldo de la deuda de estados y municipios llegó a 531 mil 822 millones de pesos a marzo de 2016, monto inferior en 0.83 por ciento a los 536 mil 269.1 millones de pesos al cierre del año pasado.

Las entidades más endeudadas a marzo fueron: Ciudad de México con 69 mil 682.7 millones de pesos, Nuevo León 62 mil 946.8 millones de pesos, Veracruz 45 mil 776.0 millones de pesos, Chihuahua 42 mil 175.9 millones de pesos y Estado de México 41 mil 419.8 millones de pesos.

En conjunto, estos cinco estados concentraron el 49.3 por ciento del endeudamiento de los gobiernos locales a marzo pasado.

En contraste, los estados con menor deuda fueron Tlaxcala con 23.5 millones de pesos, Campeche mil 514.5 millones de pesos, Querétaro mil 594.4 millones de pesos, Baja California Sur dos mil 302.4 millones de pesos, así como Yucatán dos mil 362.6 millones de pesos. El endeudamiento conjunto de estas cinco entidades representa sólo 1.5 por ciento de la deuda total al marzo de 2016. (Notimex)

Con información de: elsiglodetorreon.com.mx

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com