Últimas Noticias

Cocodrilo de pantano, ejemplo de recuperación de especies

CIUDAD DE MÉXICO.- Los esquemas de protección que se han desarrollado en México para garantizar la recuperación de la población del cocodrilo de pantano han permitido revertir la casi desaparición de este ejemplar, por lo que podría convertirse en un modelo para otras especies en el corto plazo.

El cocodrilo de pantano (Crocodylus moreletii) es un claro ejemplo de recuperación de biodiversidad y posee un gran potencial que lo puede llevar a convertirse en un ejemplo de aprovechamiento sustentable en el país, destacó el director General de Cooperación Internacional e Implementación de la Conabio, Hesiquio Benítez Díaz, informa Notimex.

Es una oportunidad para cambiar el antiguo esquema de protección que solo se limitaba a evitar el contacto con algún espécimen para dejarlo recuperarse por sí mismo e interactuar para ayudarlo a su pronta recuperación.

Recordó que este ejemplar estuvo al borde de la extinción junto con el cocodrilo de río (Crocodylos acutus) y el caimán (Caiman crocodilus), pues su piel cobró tal auge durante la década de los 70 que se produjo una cacería desmedida e ilegal de casi todas las especies de cocodrilo en toda América Latina, Asia, África y Australia.

Por fortuna y gracias a las acciones emprendidas a partir de que se le colocó a este ejemplar como una especie protegida bajo la NOM-059, el moreletii ha logrado incrementar su población hasta llegar a alcanzar los cerca de 76 mil ejemplares.

Conservación garantizada

Benítez Díaz expuso que hoy día se ha registrado la existencia de ejemplares de 40 años que han llegado a medir más de tres metros, lo cual ha resultado también en el incremento de reportes y accidentes debido a la cercanía de sus ecosistemas con las zonas pobladas.

Por ello, se ha aprovechado para capturar a estos ejemplares y llevarlos como pie de cría a las granjas y evitar problemas a las comunidades, además de que se garantiza la conservación de la especie.

De hecho, destacó que el potencial de recuperación de este ejemplar es tal que hoy en día se puede asegurar la existencia de un número sano de cocodrilos en su hábitat y todavía tener un excedente de hasta 80 por ciento, que bien pudiera aprovecharse sustentablemente.

El representante de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) reveló que esto se debe a que en condiciones naturales, el 90 por ciento de los críos se pierden debido a los depredadores y al mismo proceso de supervivencia.

En ese sentido expuso que si en el momento adecuado se espera a que madure el nido y se lleva toda la nidada a una incubadora con temperatura y humedad controlada, existe la posibilidad de que sobrevivan hasta el 95 por ciento de los críos, como ha quedado demostrado en granjas de Tabasco.

‘Entonces podemos ver que con una proporción muy pequeña de individuos que regreses al medio ambiente, mantienes la población en sus límites normales y tienes todavía un 80 por ciento que puedes llevar al comercio’.

Impulso a economía

Desde luego, aclaró que no se trata simplemente de un modelo de explotación, ya que se está planteando todo un esquema de trabajo e interacción en el que existan tanto gente que proteja a los cocodrilos, que cuiden sus ecosistemas y que de paso impulsen el desarrollo comercial de las comunidades donde hay cocodrilos mediante ecoturismo.

Se trata de todo un círculo virtuoso que tiene que ver con la protección del ejemplar y el cuidado de sus hábitats que se traduce en beneficio de otros ecosistemas, ya que se ha demostrado que es posible recuperar los manglares, hábitat de estos cocodrilos, con un alto grado de éxito.

Tal es el caso de algunas regiones de ríos y mangles de Campeche y Tabasco y que ha traído también como resultado la recuperación de otras especies como los alevines, que se refugian durante su crianza en estos ecosistemas y luego salen al mar en beneficio de la pesca local.

El siguiente paso y que se busca definir rumbo a la 17 reunión de la Conferencia de las Partes de la CITES (CoP17), dijo, es plantear una enmienda a la cuota cero bajo la que se tiene al cocodrilo, y que impide la exportación de ejemplares silvestres, para dar paso a la nueva etapa de desarrollo sustentable.

Bajo esa visión se tienen proyectado un protocolo a desarrollar en cuatro localidades en Chiapas, Quintana Roo, Campeche y Veracruz, para iniciar esta nueva relación sustentable que permite el aprovechamiento equilibrado del cocodrilo y mantener sana a su población y sus hábitats en beneficio de la comunidad que depende de este ejemplar.

Fuente: sipse.com

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com