Últimas Noticias

Califican a “El Bronco” como un “vaquero de poca monta”

CIUDAD DE MEXICO.- La contundencia de las palabras de Jaime Rodríguez, desde la trinchera de la “independencia” política, no es directamente proporcional a sus acciones como Mandatario de Nuevo León.

Al contrario, en lugar de encontrar soluciones oportunas para los lastres que dejó la pasada administración, se empeña en buscar culpables y aplicar sanciones, aunque las dificultades, en especial económicas, allí continuarían.

Los desvíos durante el sexenio de Rodrigo Medina existieron y apenas el sábado se destapó un faltante de más de 750 millones de pesos para pagar una deuda por seguros de gastos médicos mayores en el Isssteleón.

Pera esto, Rodríguez Calderón se comprometió a indagar, como lo ha hecho cada ocho días en el mes que lleva en la Gubernatura, para sancionar a los exfuncionarios que tengan alguna responsabilidad en los faltantes de las arcas neoleonesas.

Mientras tanto, sus acciones por el presente y el futuro de la entidad dependen de la sinergia que logre con el Congreso local, con el cual durante la semana anterior tuvo su primer gran roce.

Más que palabras

El reto de Rodríguez Calderón es pasar de una comunicación efectiva de campaña a una comunicación efectiva de Gobierno. Y la primer prueba de ese tránsito era su discurso de toma de posesión, en octubre, en el que quedó a deber.

El discurso no dotó de contenido a las emociones. Como candidato, “El Bronco” logró tocar dos emociones clave en el electorado: indignación y esperanza. Como gobernante, tiene ahora que dotar de contenido a esas emociones.

Para ello, tenía que presentar en su discurso, si no un plan de Gobierno, por lo menos algunos objetivos muy específicos y los medios para alcanzarlos. Cosas que vayan más allá de la vaga promesa de campaña.

De esa manera habría comunicado que no sólo tiene ganas, sino también rumbo, certeza, visión y capacidad ejecutiva.

Puras promesas

Su discurso genera a diario expectativas que no se han cumplido. Durante la campaña y el periodo de transición, insistió en que castigaría a los funcionarios corruptos desde el primer día de su mandato.

Se esperaba que en el discurso de toma de posesión hubiera anuncios contundentes, pero “El Bronco” se quedó en el mismo nivel que sus declaraciones de campaña, con la promesa de que “se les acabó la fiesta a los bandidos”.

El Gobernador tiene ahora que seguir una regla clara: prometer poco y hacer mucho. Hacer lo contrario es un pasaporte a la decepción colectiva.

Sin razones

Lo más importante para crear una narrativa atractiva de Gobierno está en el “porqué” de las decisiones, en los valores y creencias compartidos entre el gobernante y la sociedad: honestidad, integridad, eficacia, capacidad, trabajo. Pero “El Bronco” no dejó muy claro el “porqué” más allá de un discurso justiciero.

El reto más grande que tendrá la comunicación y la gestión del gobernador Rodríguez Calderón está en superar el personalismo. En convencer de que más allá de sus virtudes personales y su sincera convicción de hacer bien su trabajo, tiene la capacidad para tomar buenas decisiones.

Misma jugada

Sin una narrativa clara, sin una estrategia de comunicación institucional eficaz y sin un discurso más ordenado y profesional, Rodríguez Calderón corre el riesgo de quedar atrapado en una comunicación de frases ocurrentes, gestos para la foto y símbolos que hoy llaman la atención por novedosos y simpáticos, pero que en poco tiempo pueden desgastar su imagen y eclipsar las acciones positivas de su Gobierno.

Arremete contra su expartido

El Gobierno que encabeza “El Bronco” ahora integra la investigación por los desvíos de la administración de Rodrigo Medina para promover al PRI, y habrá sanciones por este caso, advirtió ayer el Mandatario estatal.

Luego de revelarse que Medina de la Cruz firmó un contrato para pagar con fondos públicos al menos 32 millones de pesos a un estratega electoral para posicionar al PRI y, de paso, promoverse a sí mismo como un “líder de gran visión”, Rodríguez afirmó que la contratación es un despilfarro que se irá demostrando ante la autoridad competente.

La misión fue encomendada en mayo de 2013 a la empresa Limón Publicistas, con sede en el Distrito Federal.

“Es un gran despilfarro, pero además es ilegal”, recalcó Rodríguez sobre el hecho. “Los gobiernos no tienen por qué gastar dinero para beneficiar a algún partido y menos a alguna persona.

“Ya estamos trabajando sobre éste y muchos otros documentos que tenemos en nuestro poder, y hemos ido avanzando mucho en el tema de ir documentando todas las irregularidades para poder establecer criterios de responsables ya sean administrativos o penales.

“Queremos establecer una ruta que no nos vaya a rechazar la autoridad, queremos hacerlo bien, estamos revisando todo”, afirmó.

Al ser cuestionado sobre si quedaría impune este hecho, “El Bronco” aseguró que habrá castigo, sin dar más detalles.

Conflictos al interior

Los desencuentros se presentan en el Gobierno Estatal con los diversos nombramientos que algunos secretarios se niegan a acatar.

Por si fuera poco, el miércoles se rumoró que el director del área más importante en la Secretaría del Trabajo había presentado su renuncia.

Al día siguiente, se efectuó una reunión en el Palacio de Gobierno donde Rodríguez Calderón puso sobre la mesa quién es el mandamás en el Gabinete.

Fuente y Créditos:

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com