Últimas Noticias

El “Bronco” perdió oportunidad de mostrar que era diferente


Al dejar sin castigo penal, sólo con una multa de siete mil pesos, a su amigo, Rogelio Benavides Pintos, por la compra de 200 mil cobijas al triple de su valor, el gobernador, Jaime Rodríguez Calderón, perdió la oportunidad de oro de demostrar que su gobierno era diferente, que sí iba a combatir la corrupción; y lo único que ha quedado claro es que, contrario a lo que ofreció al tomar posesión, “a los bandidos no se les acabó la fiesta”, afirmó este domingo el coordinador de la diputación local panista, Arturo Salinas Garza.

En rueda de prensa a la que se presentó junto a un altero de cobertores, Salinas Garza, anunció que este lunes presentará un punto de acuerdo para que la Auditoría Superior del Estado, realice una auditoría sobre la adquisición de las cobijas, en tiempo real, es decir antes de que se lleve a cabo la revisión de las cuentas públicas 2015 del gobierno estatal.

Expresó que según los mensajes que recibe, en la ciudadanía hay mucha indignación e incredulidad por la forma en que el gobernador Jaime Rodríguez, la contralora estatal, Nora Elia Cantú y el subprocurador especializado en combate a la corrupción, Ernesto Canales, trataron el caso de las cobijas.

Salinas Garza señaló que mientras la contralora Cantú se limitó a multar con siete mil pesos al ex subsecretario de Administración, Benavides Pintos y no lo inhabilitó para ocupar puestos públicos, el subprocurador Canales, se limitó a declarar, no había delito que perseguir, pero no fundó ni motivó una resolución, pues de existir, él debería estar enterado, porque presentó una denuncia formal ante la fiscalía por el caso de las cobijas, que fueron adquiridas en 144.9 pesos, cuando el precio de mercado oscilaba entre 51 y 53 pesos.

Consideró que al dejar impune un claro acto de corrupción, seguramente Rodríguez Calderón no quiere aceptar que en su gobierno había o hay ese problema, porque Benavides es su amigo y parte de su equipo desde la campaña, y porque aquí y en todos lados vende la idea de que su gobierno es honesto y transparente.

El coordinador panista, agregó, “era la oportunidad de oro para Jaime Rodríguez, de mostrarse congruente; ya no podemos darle el beneficio de la duda, el pequeño priísta que lleva dentro salió a relucir; el Bronco no combate ni castiga la corrupción, nos queda claro que no se les acabó la fiesta a los bandidos”, contrario al mensaje que dio al tomar posesión como gobernador.

Lo que se observa, afirmó, es un ánimo de cobijar y de darle mancha a los que cometen actos de corrupción, lo que es un pésimo mensaje para la sociedad y para los funcionarios de su administración, pues se les está diciendo que si roban no pasa nada, aunque los “cachen”, porque únicamente los castigan con una “palmadita en la espalda, y una multa de siete mil pesos”.

Salinas Garza expresó que el gobierno independiente de Jaime Rodríguez no castiga con la misma severidad a sus funcionarios que incurren en irregularidades, pues a los de Rodrigo Medina los inhabilita y los procesa penalmente, y a los suyos los “cobija”. Hubo amiguismo y compadrazgo, le quisieron picar los ojos a los nuevoleoneses, concluyó Salinas.

Fuente: elsiglodetorreon.com.mx

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com