Últimas Noticias

‘Alimenta corrupción la riqueza’

El Papa Francisco clamó ayer contra los corruptos y los ricos que se adueñan de la riqueza de otros, durante la misa que celebró ante más de 300 mil personas de este municipio mexiquense en el que miles sufren pauperización, marginación, inseguridad y violencia de género.

Al enumerar las tres tentaciones que degradan al cristiano, la riqueza, la vanidad y el orgullo, el pontífice destacó que la inclinación de buscar la riqueza a toda costa despoja a los más marginados de sus propios bienes.

“La riqueza, adueñándonos de bienes que han sido dados para todos y utilizándolos tan sólo para mí o ‘para los míos'”, explicó el Papa sobre el primer mal.

“Esa riqueza que es el pan con sabor a dolor, a amargura, a sufrimiento. En una familia o en una sociedad corrupta es el pan que se le da de comer a los propios hijos”.

La vanidad, indicó, es otro mal que descalifica al otro, en pos de obtener fama y privilegios.

“La vanidad (es) esa búsqueda de prestigio en base a la descalificación continua y constante de los que ‘no son como uno'”, consideró.

Y, como última tentación, criticó a aquellos que se sienten superiores al resto.

“El orgullo, o sea, ponerse en un plano de superioridad del tipo que fuese, sintiendo que no se comparte la ‘común’ vida de los mortales”, precisó.

Estas actitudes, puntualizó, implican ser ciegos ante la dignidad del otro y sus necesidades.

“Cuántas veces hemos tenido que llorar y arrepentirnos por darnos cuenta que no hemos reconocido esa dignidad en otros”, advirtió.

Por ello, pidió que, dado que los cristianos viven en esta época del año la Cuaresma, cambien estas actitudes.

“Metérselo bien en la cabeza. Con el demonio no se dialoga. No se puede dialogar porque siempre va a ganar”, enfatizó el Papa ante los miles de fieles, muchos de ellos cansados ya por el sol y la espera que empezó desde un día antes, pero atentos a sus palabras.

EL PODER DEL MENSAJE

Los fieles manifestaron su deseo de ver a un Papa que aprecian por sus intentos de remover conciencias y lograr que México salga de la ola de violencia que ha sacudido todo su territorio en la última década.

“Francisco es un Papa carismático, práctico, directo, que habla de las realidades de una manera firme para que logremos aceptar situaciones de mucho dolor”, comentó Neggie Flores, una ejecutiva de ventas de Puebla.

Desplegados de forma masiva en la zona, policías de los cuerpos de élite de gendarmería reconocieron -bajo el amparo del anonimato- que la zona a la que acudió el Papa ayer es problemática por los altos índices de criminalidad.

“No es como Ciudad Juárez, Veracruz o Michoacán. Pero sí hay problemas”, expuso una agente, que estuvo operando en todos esos sitios.

Con todo, la mayoría de los asistentes se dijeron esperanzados de que Francisco contribuya a mejorar la situación en todo México.

“Porque él es firme en su forma de ser”, estimó Máxima, ama de casa de 51 años.

“Juan Pablo II era más tierno, Francisco es más fuerte”, añadió Consuelo, de 38 años, quien acudió a la cita junto a su madre, de 74 años.

EMOCIÓN DE LOS FIELES

En las actividades de ayer, el Papa acudió a Ecatepec, Estado de México, y al Hospital Infantil de México “Federico Gómez”, donde el contacto con niños enfermos de cáncer tocó fibras profundas y arrancó lágrimas a Angélica Rivera, esposa del presidente Enrique Peña Nieto.

A las 9:26 horas de este domingo, el Papa Francisco salió de la nunciatura apostólica para saludar, bendecir y recibir regalos de las miles de personas que se encontraban a las afueras del lugar.

Fuera de la agenda

El papa Francisco tuvo dos encuentros fuera de la agenda oficial en este segundo día en Ciudad de México al saludar a unas monjas de clausura que le esperaban al borde de la carretera y al recibir a un grupo de los jesuitas en la nunciatura.

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, explicóuna de las anécdotas de la jornada: cuando Francisco hizo parar el papamóvil para acercarse a un grupo de monjas que se encontraban al borde de la carretera. Eran unas monjas de cláusula de la Orden de la Visitación de Santa María, llamadas Visitandinas o Salesas, con las que el papa se detuvo a intercambiar algunas palabras, les dio la bendición y ellas le entregaron un ramo de rosas blancas. Durante la tarde, tras volver de la visita a hospital pediátrico, Francisco recibió en la nunciatura a un grupo de jesuitas méxicanos. Ellos le regalaron una imagen del jesuita y beato Miguel Agustín Pro Juárez.

‘Cariñoterapia’ alegra a Francisco

El abrazo fue intenso, profundo. Rodrigo le tendió los brazos y Francisco lo recibió, el niño de cinco años se aferró fuerte del cuello del Papa y aquella postal conmovió a todo el Hospital Infantil “Federico Gómez” de la Ciudad de México, que el pontífice sacudió ayer con una sesión de “cariñoterapia”.

El líder católico anticipó su llegada al nosocomio unos 45 minutos. Regresó a esta capital procedente de Ecatepec en helicóptero, y en el Campo Marte abordó el papamóvil para dirigirse a su cita con los pequeños. Mientras él recorría las calles de la ciudad, en una de las recepciones del hospital, un grupo de 38 niños, la mayoría de ellos enfermos de cáncer y leucemia, esperaban ansiosos al “santo Papa”, cada uno acompañado por un familiar. “Le quiero decir que muchas gracias por venir a México, y apoyar a todos los niños enfermos del hospital y de todo el mundo. La mayoría de los pequeños estaba en silla de ruedas.

Fuente y Créditos: elsiglodetorreon.com.mx
Enlace a la fuente original: ‘Alimenta corrupción la riqueza’

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com