Últimas Noticias

Acusan de 79 delitos a ‘El Chapo’

El narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán, quien se ha escapado dos veces de prisiones de máxima seguridad en México, planeó la fuga en 1995 de uno de sus colaboradores encarcelado en Estados Unidos, consta en documentos judiciales.

Éste se sumaría a los actos delictivos que enfrentaría, según consta en informes fiscales de California, a donde presuntamente sería extraditado. El capo, a través de dos socios, intentó liberar a uno de sus lugartenientes que se encontraba encarcelado en la prisión de Tucson, Arizona.

En la acusación donde se presentan 79 actos delictivos que “El Chapo” Guzmán ha cometido en ese país destacan que, a través de la infiltración de llamadas telefónicas por parte de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), autoridades lograron evitar la fuga.

Los hechos tuvieron lugar en San Antonio, Texas, el 3 de febrero de 1995. La DEA interceptó las llamadas telefónicas de Raúl Guzmán, uno de los cómplices del capo, quien sostuvo una conversación con un hombre en la que explicó que el Cártel de Sinaloa tenía contactos en la prisión norteamericana, que facilitarían la fuga de su operador. El delincuente al que intentaron liberar era Guillermo Saillez Cuervo, encarcelado 19 años por tráfico de drogas. El narcotraficante también fue juzgado por importación y posesión de drogas por autoridades federales en Arizona.

El operador. Raúl Guzmán confesó que la fuga la coordinaría un hombre llamado Humberto Loya Castro. Ese sería quien habría logrado sacar a Arturo Guzmán, hermano de “El Chapo Guzmán”, de una prisión en 1991. Loya ha sido clave en la operación del Cártel de Sinaloa en las últimas dos décadas. Fungió como el encargado de sobornar a las autoridades mexicanas para que el grupo traficara libremente en Colombia y en Estados Unidos.

Loya pagó en 1991 un millón de dólares a la policía en México, para liberar al hermano de “El Chapo”. Él sería quien sobornaría a las autoridades del centro correccional Florence, de Arizona, para liberarlo, como lo había hecho anteriormente.

Las conversaciones que registrara la DEA serían vitales para evitar que el líder del Cártel de Sinaloa sacara de la prisión a uno de sus colaboradores más importantes. Loya Castro actualmente es testigo protegido del gobierno de Estados Unidos, luego de que llegara a un pacto para proporcionar información que revelara el funcionamiento del grupo delictivo más poderoso del mundo.

El hombre al que apodaban “El Licenciado” reapareció en 2010, cuando Vicente Zambada Niebla fue extraditado a Illinois y reveló que fue a través de Loya Castro que pactó dar información a las autoridades de Estados unidos, a cambio de inmunidad. Éste es sólo uno de los 79 delitos por los que sería juzgado “El Chapo” Guzmán, de ser extraditado.

Fuerte vigilancia

Autoridades de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) explicaron que una de las medidas que implementan para garantizar la seguridad de Joaquín Guzmán Loera en el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) 9, en Ciudad Juárez, Chihuahua, es la vigilancia las 24 horas al interior y al exterior del penal. Después de ser trasladado a la cárcel en Ciudad Juárez, el capo fue sometido a un examen médico para garantizar su estado de salud.

Dentro del centro de reclusión, agentes federales llevaron a “El Chapo” al ala de máxima seguridad. Ahí se encuentran recluidos presos considerados de alta peligrosidad, por ejemplo, Iván Cazarín Molina, “El Tanque”, integrante del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG); Jorge Iván Gastélum Ávila, “El Cholo”, detenido junto con “El Chapo”, así como reos pertenecientes al grupo de “La Línea”.

Con información de: elsiglodetorreon.com.mx

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com