Últimas Noticias

Rusia revela su tecnología revolucionaria para nuevos submarinos

Un nuevo material compuesto elaborado por el Centro Científico Estatal de Krylovski será utilizado en la construcción de los submarinos rusos de quinta generación. Se trata de un material de alta tecnología, producido en múltiples capas, que multiplicará el efecto de invisibilidad, publica el periódico ‘Izvestia’.

El uso de materiales compuestos en la construcción de nuevas naves no solo puede reducir el peso y aumentar la fiabilidad, sino también reducir los costes de mantenimiento porque los materiales compuestos no requieren pintura ya que no les afecta la corrosión.

Según el asesor del director del Centro Científico Estatal de Krylovski, Valeri Polovinkin, las capacidades de los materiales monometálicos tradicionales se han agotado. Según el experto, la modernización de la Marina no será posible sin el uso de materiales compuestos innovadores.

Actualmente, todos los nuevos elementos con materiales compuestos pasan por el banco de pruebas. Polovinkin afirma que la primera hélice hecha de material compuesto puede ser presentada el año 2018.

“Es uno de los trabajos más prometedores de nuestro instituto. Esta tecnología proporcionará la reducción del nivel de vibración de los álabes y aumentará la eficiencia de las hélices. Debido a los diversos efectos mejorará el campo acústico de la nave. Gracias a la estructura del material, cada álabe se adaptará al flujo hidrodinámico de acuerdo con la velocidad”, explicó el constructor.

La producción a gran escala de los submarinos de quinta generación con el uso de materiales compuestos comenzará el año 2020, opina el experto militar Andréi Frolov. Según los datos disponibles, precisó, estas naves serán construidas tomando como base el submarino nuclear multifuncional de ataque de clase Yasen (proyecto 885) Severodvinsk.

Los submarinos de clase Yasen

El Severodvinsk o K-560, el primer submarino nuclear multifuncional de ataque de la clase Yasen (proyecto 885), ya se ha incorporado a la Armada rusa. Otros tres, una versión modificada (proyecto 885 M), están en fase de construcción.

Para 2020 la Marina rusa planea tener ocho buques de clase Yasen, que desplazarán 8.600/13.800 toneladas (en emersión/sumergido) y alcanzarán una velocidad de 16/31 nudos. Estas naves podrán descender hasta 600 metros de profundidad y portarán una amplia variedad de misiles de crucero y torpedos teledirigidos.

Los submarinos de ataque del proyecto 885 son los más avanzados de la construcción naval submarina rusa: los menos ruidosos y más potentes en cuanto a armamento y equipo. A menudo, sus capacidades se suelen comparar con los submarinos estadounidenses de esta misma clase: el Seawolf, cuya construcción fue abandonada por razones financieras, y los sumergibles de clase Virginia.

Se trata del proyecto más caro y avanzado en la historia naval rusa, mucho más que el submarino de clase Boréi. Según algunos datos, el coste del sumergible Kazán asciende a casi 200.000 millones de rublos —3.330 millones de dólares—, mientras que el submarino del proyecto 955 se valora en algo menos de 400 millones de dólares.

El proyecto 885 utiliza un sistema de diseño de cuerpo mixto, en que el denominado ‘cuerpo ligero’ (el superior) cubre solo una parte del cuerpo duro, en la proa de la nave, para reducir el ruido. Es la primera vez que la construcción submarina rusa utiliza esta técnica, que permite ‘encajar’ en la proa un nuevo y potentísimo sonar.

Este submarino dispone de 24 misiles de crucero en ocho lanzeras verticales y está fabricado en acero no magnético, pero de alta duración, con lo cual puede sumergirse a profundidades de hasta 600 metros y es prácticamente inaccesible para cualquier tipo de arma antisubmarino moderna.

En la parte central del cuerpo dispone de un compartimento con ocho silos universales verticales capaces de lanzar tanto misiles antibuque 3M55 Onix —24 misiles, tres en cada silo— como misiles antibuque X-35, misiles de crucero estratégicos X-101 o misiles para ataque a tierra del sistema ZM-14E P-900 Club, con un alcance de 5.000 kilómetros.

También cuenta con seis tubos lanzatorpedos de 650 y 533 mm, por los que podría disparar todos los tipos de torpedo modernos así como vehículos submarinos no tripulados.

 

Fuente y Créditos: rt.com
Enlace a la nota original: Rusia revela su tecnología revolucionaria para nuevos submarinos

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com