Últimas Noticias

Ecuador moviliza a miles de efectivos para tareas de rescate

PEDERNALES.

Ecuador amaneció el domingo aturdido y con un panorama desolador luego del fuerte terremoto que dejó al menos 77 muertos.

Al menos 14 mil elementos de la fuerza pública fueron movilizados en el marco del estado de excepción decretado en seis provincias tras el terremoto.

Las autoridades pidieron ayuda internacional y prevén un aumento de la cifra de víctimas.

En Pedernales, una de las poblaciones más cercanas al epicentro del potente terremoto registrado la noche del sábado, había un sinnúmero de edificaciones en escombros y la gente deambulaba por las calles tras haber soportado una intensa lluvia toda la madrugada.

Cientos de personas pasaron la noche en las calles apenas cubiertas con mantas.

Un residente, que no quiso identificarse, tenía a su lado, en el suelo, los cadáveres de su esposa y una hija, quienes murieron por el sismo. Esperaba ayuda para llevarlas al cementerio.

55 réplicas del terremoto se han registrado hasta ahora.

Con las primeras luces del amanecer del domingo la policía logró llegar a esta zona, fuertemente golpeada, y trataba de poner algo de orden en el caos, mientras los sobrevivientes, usando apenas las manos, empezaron la tarea de remover escombros buscando a sus seres queridos.

Las vías de acceso estaban literalmente cortadas por derrumbes frecuentes.

Una mujer que no quiso identificarse, desde Pedernales, en declaraciones a Televicentro, en medio de las lágrimas dijo que “estamos sacando a mi familia, tenemos a dos dentro de la casa, ellos están atrapados debajo de la casa. A otros tres los estamos velando en la calle, no tenemos más”.

Todos hemos perdido a familia, hay muchos muertos en las calles y bajo los escombros, muchos que están atrapados debajo de casas y edificios, Pedernales está destrozada, prácticamente no queda nada en pie, esperamos que el gobierno nos ayude de alguna manera. Pedimos ayuda todo está destrozado”, dijo otro hombre que no fue identificado, en medio de sollozos.

Destrozos y muerte

Cerca de la población de Manglaralto, en la costa central del país, Efraín Luna dijo que “el susto fue terrible, nunca he sentido un sismo tan potente en mi vida, donde estamos es una comuna pequeña y la gente salió a las calles y subió a lomas por el miedo a un tsunami”.

En medios sociales circulaban imágenes de viviendas reducidas a escombros, un centro comercial con el tejado destrozado y estanterías que se zarandeaban en supermercados, así como un viaducto que se derrumbó sobre una autopista, atrapando un automóvil. En Manta, el aeropuerto se cerró después de que la torre de control colapsara, hiriendo a un controlador aéreo y un guarda de seguridad.

El gobierno declaró estado de excepción horas antes el domingo, después de que este terremoto, el más fuerte que golpea al país en varias décadas, dejara al menos 77 muertos y unos 578 heridos, además de amplios daños materiales en la mayor parte de las poblaciones de la provincia de Manabí, en Guayaquil, la capital y otras ciudades importantes.

Equipos de emergencias trataban de llegar a las zonas afectadas después del temblor de magnitud 7.8, que sacudió la zona costera central del país al anochecer del sábado.

El epicentro del terremoto se produjo en una zona poco poblada de puertos pesqueros y playas turísticas, 170 kilómetros al nordeste de la capital, Quito.

El vicepresidente, Jorge Glas, que anunció la nueva cifra de muertos en una rueda de prensa de madrugada, y a media noche había señalado que se habían registrado 55 réplicas del temblor, que describió como “el sismo más fuerte desde el año 1979”.

La Cancillería ecuatoriana habilitó varias líneas de contacto, telefónica y a través del sitio web del Consulado Virtual, para que los ecuatorianos residentes fuera del país pudieran buscar información sobre sus allegados en Ecuador.

Urge ayuda

Gabriel Alcívar, alcalde de Pedernales, una localidad de 40 mil habitantes cerca del epicentro, pidió a las autoridades que enviaran excavadoras y equipos de emergencia, ya que docenas de edificios se habían derrumbado en la ciudad, atrapando a los residentes bajo los escombros.

El alcalde informó de algunos incidentes de pillaje en el caos inicial, pero indicó que las autoridades estaban demasiado ocupadas tratando de salvar vidas como para restaurar el orden.

El presidente, Rafael Correa, firmó un decreto declarando el estado de excepción y emprendió el regreso desde Roma. En mensajes en su cuenta de Twitter, pidió a los ecuatorianos que se mantuvieran firmes y dijo que esperaba estar de vuelta en el país para el domingo por la tarde.

Las autoridades anunciaron el despliegue de 10 mil miembros de las Fuerzas Armadas, así como 3 mil 500 policías, para asistir en las tareas de rescate y mantener el orden público.

También se enviaron 200 bomberos a Pedernales y 300 a Manabí, según un comunicado de la Secretaría de Gestión de Riesgos.

En la capital, el movimiento telúrico fue sentido durante aproximadamente 40 segundos y la gente huyó temerosa de los edificios hacia las calles. Quito se encuentra a unos 170 km del epicentro del sismo.

Eventos deportivos y conciertos se cancelaron en todo el país hasta nuevo aviso.

José Villacís, residente en Portoviejo, dijo que “hay mucha destrucción en el centro de la ciudad. Se han caído puentes, paredes y cerramientos. Conozco gente que ha muerto. Todos estamos muy nerviosos, se están sintiendo réplicas que nos dan más miedo”.

El Servicio Geológico de Estados Unidos situó el epicentro del sismo a una profundidad de 19 km, 27 kilómetros al sur-sureste de Muisne, Ecuador.

Fuente y Créditos: excelsior.com.mx
Enlace a la nota original: Ecuador moviliza a miles de efectivos para tareas de rescate

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com