Últimas Noticias

Cambios políticos y Estado Islámico: Los 5 años de injerencia estadounidense en Siria

El presidente de Túnez Ben Ali fue derrocado en enero de 2011, incidente que fue seguido de protestas que exigían la renuncia de Hosni Mubarak en Egipto y de una rebelión armada contra Muammar Gaddafi en Libia. Las protestas en el ‘día de la ira’ en Damasco y Alepo el 15 de marzo de 2011 son comúnmente consideradas el inicio de la guerra civil en Siria.

Las protestas se intensificaron hasta dar lugar a una rebelión armada en el mes de julio después de que la aviación de la OTAN interviniera en Libia en nombre de los rebeldes.

2011: ‘Transición pacífica’ y rosas

El presidente Barack Obama hizo el primer llamamiento a un cambio de régimen en Damasco en agosto de 2011. “La búsqueda del pueblo sirio de una transición pacífica hacia la democracia inspira a EE.UU.”, afirmaba Obama en un comunicado. “Han hablado con sus marchas pacíficas, su vergüenza silenciosa hacia el régimen sirio y su persistencia valiente frente a la brutalidad”, añadía.

“El futuro de Siria lo debe determinar su gente, pero el presidente Bashar al Assad estorba en su camino (…). Por el bien del pueblo sirio, ha llegado el momento de que el presidente Al Assad se haga a un lado”, indicaba el mandatario estadounidense.

Bashar al Assad se convirtió en presidente de Siria en el año 2000 tras la muerte de su padre, Hafez, que había gobernado el país desde 1971. El 2011 comenzaron las protestas en la ciudad de Hama, donde en 1982 Hafez al Assad había reprimido brutalmente a la insurgencia islamista. En junio de 2011, el embajador estadounidense Robert Ford estaba visitando la ciudad cuando “decenas de miles” de manifestantes arrojaron rosas rojas a su coche. El 29 de julio, los rebeldes proclamaron el Ejército Libre Sirio.

Previamente, Washington había estado financiando secretamente a los “activistas democráticos” del país a través de un programa iniciado por el presidente George W. Bush, mientras que imponía sanciones contra Damasco desde 2003.

2012: “La línea roja

EE.UU. 'mueve ficha' contra el Estado Islámico... ¿o contra Bashar al Assad?

Obama hizo referencia a Siria nuevamente al final de una conferencia de prensa el 20 de agosto de 2012. “He señalado reiteradamente que el presidente Al Assad ha perdido legitimidad, que tiene que renunciar”, dijo el mandatario a los periodistas en la Casa Blanca.

En su mensaje identificaba claramente lo que pudo haber sido el pretexto por el cual EE.UU. se involucraría en el conflicto. “Hemos sido muy claros con el régimen de Al Assad y también con los otros actores de la región: una línea roja para nosotros es que comencemos a ver un montón de armas químicas circulando o siendo utilizadas. Eso cambiaría mis cálculos. Eso cambiaría mi ecuación”, apuntaba Obama. Los “actores de la región” pueden ser identificados como Arabia Saudita, Catar, Baréin, Jordania y Turquía.

2013: Ataque abortado

Exactamente un año después, el 21 de agosto de 2013, parecía que la “línea roja” había sido cruzada: los rebeldes y sus partidarios alegaron que el Gobierno sirio había utilizado armas químicas contra la población civil en el suburbio de Ghouta, en Damasco. “Sabemos que el régimen de Al Assad es responsable”, espetó Obama desde la Casa Blanca, amenazando con atacar a Siria.

Sin embargo, el 29 de agosto de ese mismo año el Parlamento británico se negó a apoyar una intervención militar en Siria, lo que significaba que EE.UU. tendría que actuar en solitario. Durante una visita a Londres el 9 de septiembre de 2013, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, hizo lo que más tarde llamó una “argumentación retórica”. “Él [Bashar al Assad] podría entregar hasta el último pedazo de sus armas químicas a la comunidad internacional la próxima semana: entregarlas, sin demora y permitir un recuento completo y total. Pero no va a hacerlo y no lo puede hacer”, afirmaba.

En este punto, Rusia propuso una negociación sobre el asunto y Al Assad accedió. El 10 de septiembre, Obama se dirigió a los estadounidenses explicando que quería dar una oportunidad diplomática. “Por lo tanto, he pedido a los líderes del Congreso que pospongan la votación para autorizar el uso de la fuerza mientras sigamos este camino diplomático”, declaraba el mandatario, argumentando que las amenazas de EE.UU. enderezaban a Damasco.

2014: La creciente oscuridad

A pesar de estar en parte armada y ayudada por la CIA y los Estados del golfo Pérsico, la rebelión comenzó a perder terreno a comienzos de 2014. El mayor grupo rebelde islamista, el Frente al Nusra (afiliado a Al Qaeda), se había involucrado en una lucha de poder con una fracción liderada por Abu Bakr al Baghdadi, quien intentaba unificar ambas en lo que él llamó ‘el Estado Islámico de Irak y el Levante’.

Reincidentes: El Pentágono quiere 'reavivar' los entrenamientos a los rebeldes sirios 'moderados'

Repudiado por Al Qaeda, Al Baghdadi proclamó el califato del Estado Islámico en junio de 2014. El Estado Islámico controlaba una gran franja de territorio que se extendía por el este de Siria y el oeste de Irak, con su capital en la ciudad siria de Raqa. Después de que el Estado Islámico publicara vídeos de ejecuciones de rehenes estadounidenses, Washington lanzó un operativo aéreo contra el grupo terrorista.

“Anoche, bajo mis órdenes, las Fuerzas Armadas de EE.UU. comenzaron a bombardear objetivos del Estado Islámico en Siria”, declaraba Obama el 23 de septiembre. “Se nos unieron en esta acción nuestros amigos y socios: Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Jordania, Baréin y Catar. Estados Unidos se enorgullece de estar hombro con hombro con estas naciones en nombre de nuestra seguridad común”, añadió.

2015: La llegada de Rusia

Los ataques aéreos de la coalición liderada por EE.UU. hicieron más bien poco por detener el avance del Estado Islámico: el califato autoproclamado había provocado que las fuerzas del Gobierno se pusieran a la defensiva. En agosto de 2015, el grupo terrorista se situaba a las puertas de Damasco, a punto de cumplir con la insistente exigencia estadounidense referida a que “Al Assad debe irse”.

Washington respondió acusando a Al Assad del aumento del poder del Estado Islámico. Numerosos políticos estadounidenses apoyaron una intervención militar para crear una zona de exclusión aérea sobre Siria y las “zonas seguras” del territorio controlado por los rebeldes. Los esfuerzos por entrenar y armar a una “oposición moderada” salieron a la luz como un fracaso embarazoso y un “desastre” en aquel momento; sin embargo, la mayor parte de los rebeldes entrenados por EE.UU. y sus armas habían ido a parar a manos del Frente al Nusra.

Luz verde para el alto el fuego en Siria: Estos son los actores del complejo escenario de la guerra

El 30 de septiembre, Rusia desplegó un grupo aéreo en la base aérea de Jmeimim, cerca de la ciudad de Latakia, y comenzó a bombardear posiciones terroristas. Obama rechazó esta acción y la definió como un intento de “mantener a Al Assad” y “una receta hacia el desastre”. “Simplemente no va a funcionar”, dijo el mandatario estadounidense en una conferencia de prensa en octubre.

“Objetivos cumplidos”: Ejército ruso se retira de Siria

Vladímir Putin ha discutido con su homólogo sirio Bashar al Assad el inicio de la retirada de las fuerzas rusas de Siria. La participación de los militares rusos ayudó al Ejército sirio a lograr cambios drásticos en la lucha contra el terrorismo internacional y a tomar la iniciativa en prácticamente todas las direcciones.

Опубликовано RT Play en Español 14 марта 2016 г.

Dos meses más tarde, Washington seguía insistiendo en la salida de Al Assad, pero el secretario de Estado, John Kerry, tenía otro discurso para los medios de comunicación rusos. “No estamos tratando de hacer un cambio de régimen. No estamos inmersos en una revolución de color. No estamos involucrados en el intento de interferir en otro país (…), estamos tratando de hacer la paz”, declaraba Kerry al canal Rossía 24.

Desde entonces, el Ejército Árabe de Siria y sus aliados kurdos cambiaron el rumbo limpiando la provincia de Latakia, aliviando el asedio del Estado Islámico y del Frente al Nusra de Alepo y haciendo retroceder al Estado Islámico de nuevo hacia Raqa. Además, entró en vigor un alto el fuego entre el Gobierno y los rebeldes el 26 de febrero. El 14 de marzo, el presidente ruso, Vladímir Putin, anunció la retirada del personal militar de Siria ya que “se han cumplido los objetivos”. Cinco años después y con una cantidad de 250.000 muertes estimadas, la guerra de Siria puede estar llegando a su fin.

Fuente y Créditos: rt.com
Enlace a la nota original: Cambios políticos y Estado Islámico: Los 5 años de injerencia estadounidense en Siria

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com