Últimas Noticias

El Tri sale a recuperar la confianza

CIUDAD DE MÉXICO.-

Tras una primera parte de la eliminatoria mundialista resuelta de manera brillante, el consenso general podría ser que la visita a El Salvador no tendría mayor importancia para el Tri.

México está clasificado al Hexagonal Final de la Concacaf, el torneo que dará tres boletos y medio para el Mundial de Rusia. Sus números indican clara superioridad sobre sus rivales, los tres, pesadilla del equipo mexicano hace no mucho tiempo.

El equipo nacional ganó sus cuatro partidos de esta fase: ante Canadá (dos veces), Honduras y El Salvador; tiene 10 tantos a favor y no ha recibido anotaciones.

Un trámite debería ser visitar San Salvador

Pero el antecedente inmediato es demoledor: México aún se cura la herida del 7-0 ante Chile en la Copa América Centenario.

En la concentración del Tri no se ha hablado de otra cosa en la semana, soslayando incluso el tema de un rival que requiere de vencer al equipo mexicano para mantener su sueño de volver a un Mundial, evento que no visitan desde 1982.

Con bajas importantes por lesión, Juan Carlos Osorio, que debería viajar tranquilo a San Salvador, sabe que su equipo tiene encima la presión que le heredó la forma de quedar eliminado de la última Copa América.

Parchados

Como una mala broma del destino, el equipo de Osorio tiene bajas importantes para cerrar esta fase de la eliminatoria mundialista.

En la zaga no podrá contar con Néstor Araujo y Paul Aguilar, dos habituales en las convocatorias del colombiano, mientras que en el ataque las bajas se multiplican y magnifican, pues no estarán Javier Hernández, Jesús Manuel Corona y Oribe Peralta.

Estas bajas en la delantera del Tri fueron suplidas con el llamado de Elías Hernández, del León, y un par de atacantes que se presentarán en el equipo mexicano como los son el delantero del Atlas, Martín Barragán, y el del Guadalajara, Ángel Zaldívar.

Ambos, nunca han jugado siquiera un partido amistoso con el Tri Mayor, pero podrían presentarse en una eliminatoria mundialista con el equipo.

Además de decidir si va a jugar con Rafael Márquez como titular, y dónde acomodaría al jugador del Atlas —como defensa o como volante de contención—, Osorio también tendrá que estudiar a fondo si, ante la baja de Aguilar, Miguel Layún pasa de lateral izquierdo a derecho, con lo que Jorge Torres Nilo tendría una oportunidad en su perfil natural zurdo.

Más allá de planteamientos y estilos de juego, el seleccionador sabe que, a pesar de que un mal resultado no le repercute en lo absoluto en su andar en la eliminatoria, sí lo vuelve a poner en el paredón luego de libar por muy poco la destitución tras el fracaso de la Copa América Centenario.

Mermado y obligado

Superados algunos problemas internos entre seleccionados y la Federación Salvadoreña de Futbol, los cuscatlecos reciben al Tri con la obligación de ganar para no tener que voltear al resultado entre Honduras y Canadá.

Un triunfo le permitiría a los salvadoreños llegar con vida a la última jornada de esta eliminatoria. De no ganar, tendrían que rezar porque hondureños y canadienses empataran.

El Salvador tiene una nómina de jugadores más bien modesta, cuya base es el Santa Tecla de la Primera División de su país.

Nueve jugadores actúan fuera del país, en equipos de Finlandia, Guatemala, la MLS de Estados Unidos, y la Segunda División de Estados Unidos y Portugal.

Fuente: informador.com.mx

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com