Últimas Noticias

Ni el gobierno sabe cuántas personas viven en las calles de CdMx


CIUDAD DE MÉXICO.-

En la Ciudad de México hay cientos, miles de personas que deambulan por las calles sin tener un lugar seguro donde pasar la noche o en donde puedan darle un giro a su vida y alejarse de la delincuencia y los vicios… Ante esto, el gobierno ha buscado una manera de solucionar la problemática.

El secretario de Desarrollo Social (Sedesol) capitalino, José Ramón Amieva, estima que hay 259 puntos donde pernoctan entre mil 700 y 4 mil 500 personas a diario.

Entre ellos hay menores de edad que todas las noches tienen que sobrevivir en un ambiente hostil, entre drogas y violencia.

No se sabe exactamente de qué tamaño es el problema, porque apenas se está realizando un censo de la población callejera que existe en la capital, pero ya se comenzó el proyecto de rescate del Hotel Buenavista, ubicado en la colonia Guerrero, el cual fungirá como refugio para quienes no cuentan con un hogar.

La finalidad es que, principalmente, familias completas y mujeres embarazadas ya no tengan que dormir en el asfalto ni se enfrenten al frío en invierno o a la lluvia.

Además, los menores que no tengan acceso a la educación y la salud podrán tomar sus primeras clases y saber si son portadores de alguna enfermedad.

La expectativa del Gobierno de la Ciudad de México es que el inmueble de la Guerrero, donde se practicaba el delito de trata de personas y que fue recuperado tras una extinción de dominio, cuente con 52 habitaciones, un comedor, guardería, área de lavado, consultorio médico y zonas para impartir terapias psicológicas y de rehabilitación.

Agregó que para este proyecto tiene un presupuesto de siete millones de pesos.

En respuesta, el presidente de la fundación Renacimiento, donde se da hospedaje a cualquier joven o adulto que lo solicite, José Vallejo, consideró que es un tiempo insuficiente para que alguien que ha vivido toda su vida en la calle cambie, pero a pesar de eso el proyecto quedará listo antes de que termine el año y en cuanto se tengan los datos del censo de población callejera se planeen nuevas estrategias para reducir esta problemática.

Un cambio de vida

Este proyecto podría cambiar la vida de Érika, una madre que vive bajo viejas carpas en el Eje 1 Norte, cerca del Metro Lagunilla, y que ocasionalmente consigue rentar una habitación en un hotel con su esposo e hijo, Ángel, de ocho años. Ella asegura que no se droga, que su familia es muy unida e incluso afirma llevar al menor a la escuela.

Sin embargo, su entorno sí está plagado de otros “compañeros” que se drogan, delinquen e incluso se prostituyen, como lo contó a Milenio, mientras se escondía de sus compañeros detrás de la glorieta del General José de San Martin, lugar donde se agrupan diariamente para inhalar solvente.

“La pareja con la que vivo si le mete al vicio. Yo nunca me he drogado y de repente me dio miedo que mi hijo naciera con una enfermedad. En la calle pasa de todo, luego la gente le quiere faltar al respeto a mi hijo. Sí le pido al gobierno que nos apoyen, pero a mi familia completa, porque separados como que no”, expresó.

Fuente: sipse.com

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com