Últimas Noticias

Asamblea constituyente entre quejas y desorden logra primer acuerdo


CIUDAD DE MÉXICO.

La primera sesión de la Asamblea Constituyente fue turbulenta y con acuerdos que no gustaron a todos.

La Casona de Xicoténcatl fue escenario de dos horas de acusaciones entre las bancadas, tras las cuales el presidente de la Junta Instaladora, Augusto Gómez Villlanueva, logró que los constituyentes aprobaran la comisión que elaborará el reglamento del organismo.

Este grupo estará integrado por 11 diputados: Alejandro Bustos (PVEM); René Cervera (MC); Elvira Daniel Kabbaz (Morena); José Eduardo Escobedo (PRI); José Andrés Millán (PES); Julio César Moreno (PRD); Eugenia Ocampo (Panal); Patricia Ruiz Anchondo (Morena); Mauricio Tabea (PAN) y Manuel Enrique Díaz Infante, quien es uno de los designados por el presidente Enrique Peña Nieto.

Sólo faltó definir a uno que saldrá entre los constituyentes nombrados por el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera.

Pero antes, las inconformidades abundaron. A unos minutos de iniciada la sesión, poco después de las 11:30 horas, el independiente Ismael Figueroa reclamó a la Junta Instaladora que no lo hubieran convocado a la reunión del lunes, en la que se acordó quiénes estarían en la comisión del reglamento.

Después pidió la palabra Esthela Damián, pero Gómez Villanueva se la negó. La diputada reviró que era su derecho someter propuestas al orden del día y entregó un planteamiento para discutir y aprobar las normas de la Constituyente.

Tras esto se desencadenó una serie de reclamos y protestas de la bancada de Morena. El primero fue Javier Quijano, quien insistió en denunciar que los 28 legisladores designados por el Congreso de la Unión no tendrían que estar allí.

Argumentó que el artículo 125 de la Constitución federal impide a una persona fungir al mismo tiempo en dos cargos públicos, supuesto en el que, afirmó, caen los constituyentes nombrados por las dos Cámaras. Gómez Villanueva se desesperó ante el reclamo y le pidió concretar la propuesta.

Pidió la palabra Roberto López, del PRD, quien planteó votar la propuesta de Quijano, pero su intento fue vano. Dos horas después el debate giraba sobre el mismo tema, pero con unos constituyentes más desesperados.

Notablemente molesto, Armando Ríos Píter, quien fue designado por la Cámara de Diputados, elevó el tono de su voz para cuestionar a Quijano.

“Lo que usted nos plantea es que debatamos la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, pero hemos venido a esta asamblea a construir una Constitución a la altura de lo que requiere la ciudad”, indicó.

El priísta César Camacho  dijo a Quijano que el artículo 125 de la Carta Magna no les impide ser constituyentes, pues para quienes ya eran legisladores éste no es un cargo de elección, lo que le valió la desaprobación de  Morena.

Una hora después Esthela Damián pidió la palabra para pedir exponer su modelo de debate de reglamento. Planteó que para hacer un debate lo más democrático posible, éste debía hacerse en el pleno, no en una comisión.

Aunque Gómez Villanueva le dijo que se consideraría la iniciativa, sometió a votación la propuesta del orden del día para crear una comisión encargada del reglamento, lo que se aprobó.

La improvisación fue la norma

Como Xicoténcatl no está en condiciones, las bancadas están a la búsqueda de oficinas para su personal.

Un grupo de asesores de los integrantes de la Asamblea Constituyente siguiendo la sesión en el mezzanine de Xicoténcatl en un televisor con señal intermitente fue una escena que ejemplificó la improvisación de los trabajos en ese órgano.

Las imágenes en el aparato, que llegaban vía el Canal del Congreso, se interrumpían y el monitor se iba a barras de colores o a negros. Ante esto, los asesores debían seguir los trabajos vía internet en sus dispositivos móviles, pero con el retraso de hasta 30 segundos respecto a lo que sucedía en el salón de plenos.

Además, ante la falta de un acuerdo previo de reglamento de funcionamiento interno, los constituyentes tuvieron que iniciar sus trabajos con normas prestadas por la Cámara de Diputados, reconoció el presidente de la Junta Instaladora, el priísta Augusto Gómez Villanueva.

Las oficinas de lo que fuera la sede del Senado permanecen cerradas a la espera de que se definan las comisiones y se asignen los pocos espacios disponibles dentro de la casona.

En tanto, las bancadas buscan sedes alternas para acomodar a sus asesores. El Palacio de Minería es uno de ellos, donde el PRD acomodará a parte de su personal.

El resto de los partidos busca espacios en inmuebles cercanos, aunque se han descartado la sede alterna del Senado en Donceles por poco funcional y la sede de la ALDF y su edificio alterno por falta de espacios disponibles.

Incluso en materia de prensa el edificio funciona a medias: se carece de audio general, se improvisó un espacio para conferencias en una esquina del patio central y sólo se imprimieron 80 gafetes para la primera sesión, cuando entre los representantes de los medios y el personal de Comunicación Social de cada legislador sumaron más de 250 personas. En una reciente remodelación fue desmontada la sala de prensa y se tuvo que improvisar otra en un salón en la planta baja del inmueble.

Afuera se realizó también la primera manifestación, con la exigencia a los constituyentes por parte de vecinos de Iztapalapa para garantizarles el abasto de agua.

Fuente: excelsior.com.mx

Noticias Relacionadas

Powered by themekiller.com